El virus de la hepatitis E se detectó y cuantificó en gónadas de erizos de mar destinados al consumo humano.

Detectan por primera vez el virus de la hepatitis E en erizos de mar

Los investigadores señalan que los erizos de mar pueden ser un vehículo alimentario para la transmisión del virus de la hepatitis E a humanos
|

Científicos de la Universidad de Oporto y de la Universidad de Santiago de Compostela han identificado por primera vez en el mundo la presencia del virus de la hepatitis E en erizos de mar recolectados en Portugal y destinados al consumo humano, según recoge el estudio.


El virus de la hepatitis E (VHE) se detectó y cuantificó en gónadas de erizos de mar (parte comestible) recolectados en el norte de Portugal. Los investigadores señalan como una de las causas el derrame de desechos fecales de origen porcino y humano que contamina las aguas costeras. Además, señalan que las regulaciones europeas obligan a la vigilancia del estado sanitario de los erizos de mar destinados al consumo humano, al igual que ocurre con los mariscos, “pero solo por medio de indicadores fecales bacterianos”.


Los científicos les preocupa que, “dado que se consumen crudos y sin medidas para controlar y reducir los peligros, la contaminación del erizo de mar con virus entéricos puede representar un riesgo para la seguridad alimentaria. Por lo tanto, el objetivo del presente estudio fue detectar gónadas de erizo de mar destinadas al consumo humano para detectar la presencia de VHE”.


Este es el primer estudio que informa sobre la contaminación por VHE de los erizos de mar. “Presumimos que, al igual que los mariscos, los erizos de mar también pueden ser un vehículo alimentario para la transmisión de VHE a humanos”, indican los investigadores.


HEPATITIS E


La hepatitis E es una enfermedad hepática causada por el virus de la hepatitis E (VHE), de cual existen, al menos, cuatro genotipos: el 1 y el 2 solo se han encontrado en el ser humano, mientras que el 3 y el 4 circulan en varios animales (entre ellos los cerdos, los jabalíes y los ciervos) sin causarles enfermedad, e infectan ocasionalmente al ser humano, según informa la Organización Mundial de la Salud (OMS).


El virus se excreta en las heces de las personas infectadas y entra en el organismo humano por el intestino. El contagio se produce principalmente por consumo de agua contaminada. La infección suele remitir espontáneamente y desaparecer en 2 a 6 semanas, pero, a veces, causa hepatitis fulminante (una insuficiencia hepática aguda), una enfermedad grave que puede ser mortal.


El periodo de incubación tras la exposición al VHE oscila entre 2 y 10 semanas, con una media de 5 a 6 semanas. Las personas infectadas empiezan a excretar el virus desde pocos días antes hasta unas 3 a 4 semanas después del inicio de la enfermedad.

Archivo