El propósito es detectar cuándo un niño o una mascota se ha quedado accidental o deliberadamente en un coche, un escenario que puede provocar daños graves o la muerte.

Crean un dispositivo que puede salvar la vida de mascotas y bebés

​Un sensor pequeño y económico podría salvar vidas al activar una alarma cuando los niños o las mascotas se quedan solos en el interior de los vehículos
|

El nuevo dispositivo, desarrollado por investigadores de la Universidad de Waterloo, combina tecnología de radar con inteligencia artificial (IA) para detectar niños o animales desatendidos con una precisión del 100%.


Lo suficientemente pequeño como para caber en la palma de una mano con solo tres centímetros de diámetro, el dispositivo está diseñado para ser fijado en el espejo retrovisor de un vehículo o en el techo.


Envía señales de radar que son reflejadas por personas, animales y objetos en el vehículo. La inteligencia artificial incorporada analiza las señales reflejadas.


“Aborda un problema grave en todo el mundo”, cuenta George Shaker, profesor de ingeniería en Waterloo. “Su sistema es tan asequible que podría convertirse en equipo estándar en todos los vehículos”, agrega.


El desarrollo del sensor inalámbrico en forma de disco fue financiado en parte por un importante fabricante de piezas de automóviles que tiene como objetivo llevarlo al mercado a finales de 2020.


El análisis realizado por el dispositivo determina el número de ocupantes y sus ubicaciones en un vehículo. Esa información podría usarse para establecer tarifas para servicios de transporte compartido y carreteras de peaje, o para calificar vehículos para carriles compartidos.


Sin embargo, su propósito principal es detectar cuándo un niño o una mascota se ha quedado accidental o deliberadamente en el interior del coche, un escenario que puede provocar daños graves o la muerte  en climas extremadamente cálidos o fríos.


En tales casos, el sistema evitaría que las puertas del vehículo se bloqueen y sonará una alarma para alertar al conductor, los pasajeros y otras personas en el área de que hay un problema.


"A diferencia de las cámaras, este dispositivo preserva la privacidad y no tiene ningún punto ciego porque el radar puede penetrar en los asientos, por ejemplo, para determinar si hay un bebé en un asiento para el automóvil orientado hacia atrás", señala Shaker.


El dispositivo de baja potencia, que funciona con la batería de un vehículo, distingue entre seres vivos y objetos inanimados mediante la detección de movimientos respiratorios sutiles.


Los investigadores ahora están explorando el uso de esa capacidad para monitorear los signos vitales de los conductores en busca de indicios de fatiga, distracción, discapacidad, enfermedad u otros problemas.

   Un perro suelto en un coche es tan grave como usar un teléfono móvil
   Un transportín pequeño para perros no significa que sea más seguro

Archivo