Los opioides orales pueden ser ineficaces en los perros

La prescripción de opioides orales en perros probablemente no los ayude a controlar su dolor, afirman los expertos veterinarios
|

La prescripción de opioides orales para pacientes caninos puede no ser la mejor manera de controlar su dolor. Así lo asegura una investigación de la Universidad de Illinois, “la forma en que los perros absorben y metabolizan el tramadol oral puede dificultar los efectos analgésicos del medicamento”.


“Tenemos muchas pruebas de que los perros responden favorablemente a los opioides inyectables", indica la anestesióloga veterinaria de la Universidad de Illinois, Stephanie Keating. “Pero no es así para el opioide tramadol cuando se administra por vía oral”.


Sin embargo, muchos veterinarios recetan habitualmente este medicamento en forma de píldora para perros cuando salen del hospital después de una cirugía u otros eventos traumáticos. “Durante años, supusimos que, dado que el tramadol funcionaba en las personas, también funcionaría en los perros”, cuenta Keating. "Es económico, fácil de recetar y, por lo tanto, se convirtió en algo común”.


“Pero la investigación sugiere que los perros no se benefician de las versiones orales de los medicamentos como lo hacen las personas”, señala.


Esto sugiere que la práctica relativamente común de enviar a los perros a casa con el fármaco después de la operación debe ser reexaminada.


Así, la veterinaria y sus compañeros están advirtiendo sobre la prescripción injustificada de opioides orales y consejos sobre el manejo eficaz del dolor para pacientes veterinarios.


“Cuando un perro es hospitalizado y tiene dolor agudo, la administración intravenosa de opioides es una de las mejores opciones disponibles para el manejo del dolor. Pero los medicamentos intravenosos no son una opción para un animal en el hogar”, explica la anestesióloga.


“Lo que los veterinarios recetan para los perros en el hogar depende de la causa y la duración del dolor que los perros están experimentando”, afirma. “Si un perro tiene una enfermedad inflamatoria crónica como la artritis, una terapia que incluya antiinflamatorios veterinarios específicos puede ser la mejor opción”.


Los expertos describen qué medicamentos son los más recomendables para controlar tipos específicos de dolor. En este sentido, pone los ejemplos de la gabapentina, que suprime la liberación de neurotransmisores implicados en las convulsiones y el dolor. La amantadina, que bloquea un tipo específico de receptor involucrado en la escalada del dolor. “Los anestésicos locales y los medicamentos contra la ansiedad también pueden ayudar, junto con opciones no farmacológicas como masajes, enriquecimiento ambiental, ropa de cama acolchada y ejercicio”.

Archivo