AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
La miel de manuka ayuda a salvar a un cachorro herido
Cooper tras su intervención.

La miel de manuka ayuda a salvar a un cachorro herido

Los veterinarios explican que este tipo de miel es ampliamente reconocida por sus cualidades antivirales, antiinflamatorias y antioxidantes
|

Un cachorro de labrador con heridas en su pierna delantera que amenazaban su vida se ha salvado gracias a una innovadora combinación de tratamiento con láser y vendajes de miel de manuka


Cooper, de tres meses de edad, fue tratado con éxito en el Hospital Veterinario Medivet 24 Hour Faygate y ahora está disfrutando de su nuevo hogar con su dueña Laura Hobbs, su marido Mark Jeffreys y su hijo de ocho años, Zac. La Sra. Hobbs describe su recuperación como "increíble".

Hobbs compró Cooper a un criador a finales de mayo. Le dijeron que tenía un "pequeño corte" en la pata delantera izquierda, pero que no era nada de qué preocuparse. Unos días después, comenzó a cojear y se volvió letárgico. “Al día siguiente se le abrieron dos heridas en la pierna. Estaban parcialmente cubiertas por áreas de piel negra y endurecida, lo que indicaba necrosis”, indican desde el Hospital Veterinario.

La dueña llevó a su perro al hospital donde el equipo veterinario limpió sus heridas y extrajo el tejido dañado y le aplicaron un apósito con miel de manuka. “Este tipo de miel es ampliamente reconocida por sus cualidades antivirales, antiinflamatorias y antioxidantes”, aseguran.


Image 7767

Los veterinarios tratando a Cooper.


Dada la gravedad de las heridas de Cooper, el equipo veterinario volvió a tratar su pierna regularmente con los apósitos de miel de manuka durante dos semanas. Además, el veterinario Pete van Dongen también le aplicó un tratamiento con láser para reducir el dolor, promover la curación y reducir el riesgo de infección. Finalmente, las heridas se limpiaron quirúrgicamente y luego se cerraron, utilizando puntos de sutura y vendajes adicionales.

Dos semanas después, le quitaron los puntos a Cooper y ahora está completamente recuperado y viviendo una vida feliz con su familia.

"Las heridas eran tan graves que, al principio, teníamos miedo de que pudiera perder su pierna", señala Laura Hobbs. “Cuando el veterinario me dijo que planeaban tratarlas con miel, me sorprendió, pero verlas mejorar día a día fue simplemente increíble. Trabajé en casa durante su tratamiento para poder cuidarlo y, como resultado, hemos formado un vínculo muy fuerte”, añade.

“La historia de Cooper tiene un final feliz, pero me gustaría recordarle a cualquiera que busque un cachorro que investigue a fondo a los criadores y que se asegure de encontrar uno de buena reputación. Cooper estaba siendo criado en malas condiciones y no había sido llevado al veterinario cuando apareció la herida por primera vez. Su historia podría haber tenido un final muy diferente", advierte.

Por su parte, Pete van Dongen explica que “el caso de Cooper demuestra que con una combinación de técnicas veterinarias modernas y antiguas, un propietario dedicado y un equipo veterinario entusiasta, todo es posible". 

Archivo