AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
La enfermedad de Marek, un virus que afecta a pollos y gallinas

La enfermedad de Marek, un virus que afecta a pollos y gallinas

|

La enfermedad de Marek se trata de una enfermedad linfomatosa y neuropática de las aves domésticas (siendo los pollos y las gallinas las especies más afectadas) causada por un herpesvirus.


Por suerte, es una afección que tiene vacuna. A pesar de ello, existen factores que condicionan su eficacia, como la predisposición genética y la conservación que de ella se haga. Pero por otra parte, sí que protege contra la aparición de tumores, aunque no impida la multiplicación activa y la excreción del virus silvestre. Esto explica que no se pueda garantizar el no contagio de aves vacunadas que también son portadoras del virus, tal y como afirma la Organización Mundial de la Salud Animal (OIE, según sus siglas en inglés).


Respecto al contagio de este virus, los expertos indican que la vía aerógena es una de las formas más habituales de transmisión. Las escamas cutáneas y los residuos de plumas, especialmente de aquellas que rodean la base de las que están en crecimiento y que constituyen en parte el polvo que se observa en los gallineros, son los focos principales de infección entre aves.


Otra de las posibles causas de contagio, es aquella en la que las aves ya infectadas, al excretar, diseminan el virus y contagian a sus congéneres que todavía no han sido infectados.


SÍNTOMAS


La sintomatología que muestran las aves con esta enfermedad puede presentarse, de manera esquematizada, mediante dos formas clínicas según la OIE.


Por un lado, encontramos la enfermedad clásica, que suele aparecer entre las 20 y 30 semanas de edad. Su evolución dura entre 7 y 20 días y se observa a través de la parálisis progresiva de las patas y de las alas, con afección o engrosamiento de los nervios periféricos, aunque en ocasiones no se observe la implicación nerviosa, principalmente en las aves adultas. Al estar enfermas, la competencia con sus congéneres hace todavía más difícil su alimentación, por lo que muchas de ellas mueren de caquexia.


Por otro, la enfermedad aguda, es más precoz. Comenzando entre la semana 7 y la 16, su curso en más rápido, ya que no se extiende más allá de los 2 y 5 días. Las manifestaciones, aunque no siempre visibles, consisten en cierta parexia sin parálisis y una palidez anormal de la cresta y barbillas.


Aunque la información proceda de instituciones o profesionales veterinarios, desde Diario Veterinario siempre recomendamos que acudan a su veterinario de confianza. 

Archivo

*}