Los perros no pueden padecer esta enfermedad ni contagiarla.

Alertan de un posible aumento de abandonos de perros por el coronavirus

​Solicitan a la Dirección de Derechos de los Animales que extreme la vigilancia y sea “implacable” con quienes se escudan en esta crisis para abandonar a su mascota
|

La Real Sociedad Canina de España (RSCE) ha alertado de que podría registrarse un aumento del abandono de perros durante la cuarentena decretada por el Gobierno para frenar el avance del COVID-19 ante el temor de algunas personas a que sus mascotas les contagiaran el virus.


En otros países que han sido especialmente atacados por el COVID-19, como China o Italia, los animales han sufrido las consecuencias de este pánico. En el primero, llegaron incluso a sacrificar a sus perros lanzándoles por las ventanas, mientras que en el segundo varias organizaciones han denunciado que ya se han producido más de 2.000 abandonos.


En este contexto, recuerdan que los perros no pueden padecer esta enfermedad ni contagiarla, por lo que piden calma a los tutores y que no tengan ningún tipo de temor, pues esto es algo que ya ha declarado la Organización Mundial de la Salud (OMS). Si bien, en el caso de las personas que tengan mascotas y estén padeciendo la enfermedad, recomiendan que dejen sus animales al cuidado de alguien sano para que les atienda correctamente.


En cuanto a los abandonos, solicitan a la Dirección de Derechos de los Animales que extreme la vigilancia y sea “implacable” con quienes se escudan en esta crisis para abandonar a su mascota. Pide que aumenten las sanciones y que se ponga en marcha una campaña para concienciar a la población ante esta realidad.


Como señala el presidente de la RSCE, Julián Hernández, “no podemos utilizar esta situación de crisis sanitaria para abandonar a nuestros animales, sobre todo porque ellos no son los causantes de ella y tampoco foco de contagio. Es importante apelar a la responsabilidad individual y ser conscientes de que nuestros perros son nuestros mejores amigos, tanto para lo bueno como para lo malo. Si no podemos cuidarles por enfermedad, dejémosles al cargo de alguien sano, pero el abandono nunca es una opción y quien lo haga debe ser severamente multado”.

Archivo