El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo.

Castilla-La Mancha llevará a cabo la Ley de Bienestar, Protección y Defensa de los animales

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha destacado que la Ley es “ambiciosa y de vanguardia” en la defensa de los animales
|

El proyecto de Ley de Bienestar, Protección y Defensa de los animales de Castilla-La Mancha da un paso más en su tramitación hacia su aprobación definitiva tras su visto bueno por el Consejo de Gobierno. Ahora, el texto se remite a las Cortes regionales y se espera que vea la luz antes del próximo verano.


Se trata de una Ley “ambiciosa y de vanguardia” en la defensa de los derechos de los animales y en la lucha por el bienestar de los mismos en una sociedad “avanzada”.


Así lo ha anunciado el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, quien ha dado cuenta de los acuerdos adoptados por el Consejo de Gobierno, recordando que esta normativa nace de un intenso trabajo y un diálogo permanente con la sociedad y significará un avance en la protección y cuidado todos los animales, no solo los domésticos.


El texto, que ha pasado ya por el dictamen del Consejo Consultivo y previamente por un periodo de exposición pública que sirvió para enriquecerlo con más de 1.000 aportaciones, sustituirá a una normativa del año 1990 que se ha quedado obsoleta. Así, ahora se espera que la norma cuente con el consenso de los tres grupos parlamentarios presentes en las Cortes.


Entre las novedades, el principio fundamental pasa por considerar a los animales seres que sienten y el fomento de la tenencia responsable de los mismos. También quedan recogidos aspectos como el aumento de la cuantía de las sanciones, pasando de pesetas a euros, y que se multiplicarán por diez, hasta los 60.000 euros; así como el fomento de tenencia responsable o la prohibición de las mutilaciones estéticas.


Además, prohíbe el mantenimiento permanentemente de animales atados o encadenados, su donación con fines publicitarios, como premios, recompensa o regalo; el empleo de animales salvajes en circos, la publicidad con fines económicos o las peleas organizadas.


Asimismo, se persigue el sacrificio cero en establecimientos que alojan animales y se simplificará la identificación animal, con un sistema de registro gestionado por el Colegio de Veterinarios de Castilla-La Mancha, con acceso a la administración competente.


En el texto queda reflejada la obligatoriedad de formación específica del personal que trabaje al cuidado de animales en núcleos zoológicos y contempla normas de información, divulgación y educación en materia de protección animal. También incorpora la creación del Consejo Asesor de Bienestar y Protección de los Animales y se facilita el acceso y circulación de animales a los transportes públicos, restaurantes y hoteles.


Solo quedan excluidos de esta normativa los animales que cuentan con una normativa específica, como los pertenecientes a explotaciones ganaderas, la fauna silvestre, los espectáculos taurinos o los animales existentes en los parques zoológicos.

Archivo