La enfermedad degenerativa de las articulaciones afecta a una alta proporción de gatos domésticos de todos los grupos de edad.

¿Tu gato tiene una enfermedad articular degenerativa?

​Un equipo de veterinarios ha creado una 'Lista de verificación de detección del dolor musculoesquelético felino' para ayudar a los veterinarios y propietarios a identificar a los gatos que experimenten dolor asociado a enfermedades articulares
|

Se estima que el 10-15% de los adultos mayores de 60 años que tienen algún grado de osteoartritis, también conocida como enfermedad degenerativa de las articulaciones (DJD, por sus siglas en inglés), muchas personas estarán familiarizadas o conocerán a alguien que padece esta afección dolorosa y debilitante. Lo que no se reconoce bien es que DJD, donde el cartílago protector que amortigua el extremo de los huesos se desgasta con el tiempo, afecta a una alta proporción de gatos domésticos de todos los grupos de edad, pero particularmente aquellos que van de los 10 años en adelante. Un estudio publicado en el Journal of Feline Medicine and Surgery (JFMS) proporciona una lista de verificación para ayudar a los veterinarios y propietarios a identificar a los gatos que experimenten dolor asociado con DJD.


El equipo de investigadores veterinarios que desarrolló la nueva herramienta, dirigidos por Margaret Gruen y Duncan Lascelles de la Universidad Estatal de Carolina del Norte (EE. UU.) les preocupaba que el DJD felino permaneciera subdiagnosticado y sin tratamiento en la práctica veterinaria a pesar de su alta prevalencia. Según explican, "investigaciones anteriores han revelado que al menos el 40% de los felinos muestran signos relacionados de dolor".


Los autores sugieren que una posible razón para esto es que, si bien muchas personas pueden asociar la cojera con dolor en las articulaciones, este es en realidad un signo menos común de DJD en los gatos. Mientras tanto, otros signos de comportamiento más típicos de DJD (como dificultad para caminar por escaleras) pueden malinterpretarse como envejecimiento normal.


En su estudio, los expertos recopilaron datos del cuestionario de cinco investigaciones realizadas previamente. Esto les permitió comparar 249 gatos con dolor y 53 gatos sin dolor asociado con DJD y, a través de un proceso de análisis de varios pasos, desarrollaron un conjunto de preguntas que pueden responderse con un simple "sí" o "no". Después de un mayor refinamiento, llegaron a una lista de verificación final que comprende seis preguntas. En dicha lista preguntan si un gato puede saltar arriba y abajo normalmente, subir y bajar escaleras normalmente y correr normalmente, y si persigue objetos en movimiento como juguetes y presas. La lista de verificación también se puede usar para propietarios y gatos que viven en una casa de una sola planta al excluir las preguntas sobre las escaleras.


¿QUÉ PIENSAN LOS PROPIETARIOS?


Al desarrollar esta nueva herramienta, conocida como la 'Lista de verificación de detección del dolor musculoesquelético felino', los investigadores compararon la calificación de los propietarios que eran conscientes o desconocían el vínculo entre DJD y el dolor de sus gatos.


Así, encontraron una brecha en las respuestas entre los grupos, con un mayor porcentaje de propietarios 'informados por DJD' que calificaron a sus gatos como discapacitados para cada pregunta. Los autores sugieren que, dada la alta prevalencia de DJD felino, muchos gatos con DJD no diagnosticados serían identificados utilizando la lista de verificación y, cuando se combina con la educación del propietario y el compromiso de observar los cambios de comportamiento en sus gatos, la detección de DJD debería mejorar aún más.


Los autores concluyen que esta lista de verificación no solo proporciona una herramienta clínicamente conveniente que probablemente aumente la capacidad de los veterinarios para detectar el dolor de DJD en los gatos, sino que también puede proporcionar una base para aumentar la conciencia del dolor de DJD entre los dueños de gatos.


“Los gatos tienen más probabilidades de mostrar signos de comportamiento de dolor asociado con DJD en el hogar en comparación con la clínica veterinaria, lo que significa que los propietarios están bien ubicados para ayudar en el diagnóstico de esta afección. La idea es que los propietarios puedan completar rápidamente la lista de verificación, y si se selecciona 'no' para cualquier pregunta, esto llevará a una evaluación adicional por parte del veterinario y el tratamiento para mejorar los niveles de comodidad del gato”, concluyen.

Archivo