Iñigo Urkullu, Lehendakari del Gobierno Vasco.

País Vasco publica su plan de vigilancia y control de la fiebre Q

"La fiebre Q es endémica en varias zonas de Europa, suponiendo un gran problema de salud pública", indica el Gobierno Vasco
|

La Dirección de Agricultura y Ganadería del Gobierno Vasco ha hecho público el ‘Plan de vigilancia y control de la fiebre Q en Euskadi’ para 2020. La fiebre Q es una zoonosis causada por la bacteria intracelular y Gram negativa Coxiella burnetii, muy resistente al calor y a la desecación, y que puede ser transportada por el viento a varios kilómetros de distancia desde el foco de infección.


"La fiebre Q es endémica en varias zonas de Europa, suponiendo un gran problema de salud pública", indica el Gobierno Vasco. El control de la fiebre Q en los animales domésticos es clave para reducir la incidencia de la enfermedad en humanos, por lo que es importante establecer planes de vigilancia y control basados principalmente en la detección y en medidas de profilaxis e higiene en las explotaciones.


La puesta en marcha de este programa de vigilancia y control persigue establecer acciones que permitan reducir la prevalencia de la Fiebre Q en rumiantes domésticos, y por ende la reducción del riesgo de aparición de brotes en la población vasca.


Para ello, se establecerán iniciativas dirigidas al seguimiento de la enfermedad en la cabaña ovina y caprina del País Vasco, a la implantación de medidas para disminuir el riesgo en las explotaciones ganaderas y, por último, a la formación y sensibilización del personal en contacto con los animales.


Respecto al plan de formación y sensibilización, el Gobierno Vasco considera “imprescindible” la formación de los veterinarios clínicos para conocer bien todos los aspectos epidemiológicos y de control de la fiebre Q, así como el conocimiento del programa de vigilancia y control autonómico, de tal manera que en el momento que tengan que asesorar a las explotaciones ganaderas afectadas, tengan criterios homogéneos y puedan dar recomendaciones sobre las medidas a adoptar y las mejoras que se pueden realizar en las instalaciones.


Por otra parte, también formarán al personal de explotaciones para que sepa qué consecuencias tiene para la Salud Pública que su rebaño esté afectado por esta zoonosis. “Se mantendrá una actualización informativa sobre los aspectos más relevantes de la enfermedad en el ganado y sobre las medidas de bioseguridad y de control que deben implementarse en la explotación”, explican.

Archivo