La campaña, llamada 'Petfished', describe las tácticas engañosas que usan los vendedores de mascotas para engañar a los compradores y vender sus animales para llenarse los bolsillos.

Advierten del riesgo de adquirir una mascota criada en bajas condiciones de bienestar

Una encuesta a veterinarios del Reino Unido ha revelado que comprar una mascota a un criador que no cuide su bienestar podría suponer un extra de casi 5.800 euros en facturas veterinarias o provocar que sea sacrificada
|

Nuevos hallazgos en Reino Unido revelan que comprar una mascota a un criador que no cuide su bienestar podría suponer a los dueños un extra de casi 5.800 euros en facturas veterinarias en solo un año. Por ello, el Gobierno de Reino Unido ha lanzado una campaña que insta a las personas a tomar medidas simples para investigar al vendedor antes de comprar un cachorro o gatito.


Según los datos recogidos, más de la mitad de los veterinarios encuestados (54%) han afirmado que las malas condiciones de los criaderos de cachorros o gatitos pueden provocar enfermedades y complicaciones que incurrirían en costos de tratamiento de alrededor de 1.800 euros en el primer año de vida del animal. En algunos casos graves, los costos podrían aumentar a 5.800 o incluso provocar que la mascota sea sacrificada.


El lanzamiento de la campaña busca hacer un llamado al público general para que también juegue su parte en esta lucha contra el cruel comercio de cachorros y gatitos, alentando a los futuros propietarios a conocer a los criadores ilegales y de bajo bienestar. La campaña, llamada 'Petfished', describe las tácticas engañosas que usan los vendedores de mascotas para engañar a los compradores y vender sus animales para llenarse los bolsillos.


Christine Middlemiss, directora veterinaria del Reino Unido, apunta que “los veterinarios ven los efectos trágicos de 'Petfishing' de primera mano, pero también lo hace el público que puede sufrir el dolor y el coste de cuidar e incluso perder a un cachorro o gatito enfermo debido a las condiciones en las que se ha criado”.


“Es vital que los futuros dueños de mascotas se responsabilicen de dónde obtienen sus mascotas y eviten los criaderos de cachorros y los vendedores sin escrúpulos”, agrega.


Por su parte, el Ministro de Bienestar Animal, Lord Goldsmith, explica que esta campaña “ayudará a crear conciencia sobre los peligros asociados con la compra de mascotas online y vendedores engañosos. Los animales a menudo se encuentran en condiciones terribles que pueden provocar problemas de salud crónicos, problemas de comportamiento y, en los casos más trágicos, la muerte. Esto simplemente tiene que parar”.


Desde el Gobierno de Reino Unido afirman que las malas condiciones que sufren los cachorros y los gatitos incluyen la separación temprana de sus madres, un gran número de animales hacinados en espacios antihigiénicos y la probabilidad de largos viajes desde el lugar donde fueron criados hasta su nuevo hogar. Todo esto puede contribuir a un mayor riesgo de enfermedad y problemas de comportamiento.


“Nuestra encuesta a veterinarios mostró la necesidad de informar a los posibles dueños de mascotas sobre los problemas relacionados con la compra de criadores de mala reputación, y todos los encuestados dijeron que el público necesita consejos claros sobre cómo comprar mascotas de manera responsable”, manifiestan.


LEY LUCY


El 6 de abril de 2020, la prohibición de la venta de cachorros y gatitos de terceros comerciales, conocida como la Ley de Lucy, entrará en vigor en Inglaterra. La prohibición ayudará a tomar medidas enérgicas contra los criaderos de cachorros al interrumpir la cadena de suministro de los criadores de bajo bienestar que se basa en las ventas de terceros.


RECOMENDACIONES


Asimismo, recomiendan al público investigar sobre el perfil del vendedor. Si anuncian muchas camadas de diferentes razas lo consideran como una bandera roja. También señalan que, si el número se utiliza en muchos anuncios, sitios y fechas diferentes, entonces es probable que sea un vendedor engañoso.


Por otra parte, aconsejan verificar la edad del animal. “Los cachorros y gatitos nunca deben venderse por debajo de las 8 semanas de edad; no compre a nadie que anuncie un cachorro o gatito menor de 8 semanas”.


Por último, verificar los registros de salud del animal. “Asegúrese de que el vendedor comparta todos los registros de vacunas, tratamientos contra pulgas y gusanos y microchips antes de la venta”.

Archivo