Los profesionales durante la operación al bulldog inglés.

Veterinarios y médicos colaboran para tratar una afección cardíaca en un perro

​Veterinarios y médicos de humana de los Países Bajos han reparado un defecto cardíaco congénito en un bulldog inglés en una operación exitosa
|

El defecto que sufría el bulldog inglés era Tetralogía de Fallot, que se trata en perros solo esporádicamente en un par de lugares en todo el mundo. Esta es la primera vez que se realiza una operación de este tipo en perros en los Países Bajos.


El cirujano veterinario Bas van Nimwegen trabajó con el cirujano cardíaco pediátrico de humana Dr. Evens para adaptar al bulldog inglés con lo que se conoce como una "derivación de Blalock-Taussig modificada". Se usó una prótesis vascular plástica (la "derivación") para hacer una conexión entre una rama de la aorta y la arteria pulmonar.


OPERACIÓN COMPLEJA


En los bebés con el mismo defecto cardíaco, este procedimiento se realiza de manera regular para reducir los síntomas clínicos hasta que el paciente haya crecido lo suficiente y esté en forma para el tratamiento definitivo mediante cirugía a corazón abierto. En los perros, esta última operación rara vez se realiza debido a la necesidad de una máquina corazón-pulmón, un equipo especializado y los altos costos involucrados.


Van Nimwegen explica por qué recurrió a la ayuda de un cirujano humano: “Este tipo de cirugía vascular, la inserción de una prótesis vascular tan cerca del corazón, rara vez se realiza en medicina veterinaria. Como resultado, hay muy poca experiencia y ciertamente no hay rutina. Tengo experiencia en cirugía vascular, pero para insertar esta prótesis vascular en un perro, quería que me ayudara un cirujano competente con mucha experiencia''.


El propósito de la operación era aumentar el flujo de sangre a través de los pulmones, proporcionándole oxígeno al animal. En pacientes con este defecto cardíaco, constantemente tienen muy poco oxígeno en la sangre y siempre están cansados y sin aliento. Tienen niveles extremadamente bajos de resistencia. Por ejemplo, este perro solo podía caminar 25 metros lentamente antes de agotarse y ponerse azul. “La derivación hace que fluya considerablemente más sangre a través de los pulmones, lo que aumenta la resistencia y permite que el perro lleve una vida más normal”, explican los expertos.


Perro vida

El bulldog tras la operación.

Archivo