Los investigadores utilizan una aplicación de reconocimiento facial para rastrear perros vacunados contra el virus de la rabia.

Reconocimiento facial, el siguiente paso en la lucha contra la rabia

Una compañía ha diseñado una aplicación para rastrear qué perros fueron vacunados contra el virus de la rabia y qué perros aún requieren la vacuna
|

Un equipo de investigadores en Tanzania ahora puede determinar si un perro fue vacunado contra el virus de la rabia con una imagen de la cámara del teléfono celular.


El equipo de investigación la Universidad Estatal de Washington está trabajando con PiP My Pet, una compañía que desarrolló una aplicación móvil que utiliza el reconocimiento facial para reunir a las mascotas perdidas con sus dueños.


El único cambio; en lugar de localizar a las mascotas perdidas, la compañía diseñó una nueva aplicación para rastrear qué perros fueron vacunados contra el virus de la rabia y, lo que es más importante, qué perros aún requieren la vacuna.


La aplicación se está implementando actualmente como parte del ensayo de vacunación del Instituto Nacional de Salud en la región de Mara en Tanzania. El ensayo, que proporcionará la primera vacunación masiva de perros contra la rabia en la región, comenzó este año y tiene como objetivo probar la eficacia de dos estrategias: la primera, utilizar equipos de vacunadores en vehículos para visitar cada aldea por turno, mientras que la segunda utiliza vacunadores originarios de la aldea para administrar la vacunación masiva de perros.


"Esta tecnología significa que no tenemos que insertar microchips costosos para identificar a cada perro vacunado", explica Felix Lankester, director del programa de Rabia Free Tanzania de WSU. "Nos ahorra tiempo y dinero, productos muy importantes en nuestra misión para eliminar la rabia humana en África Oriental".


Según la Organización Mundial de la Salud, la rabia mata a unas 59.000 personas cada año, principalmente en África y Asia, donde se produce el 95 por ciento de los casos de rabia humana. Más del 99 por ciento de los casos de rabia humana se deben a la transmisión de perros rabiosos.


"La gente en el oeste a menudo se sorprende al escuchar que en África Oriental la rabia mata a tanta gente cada año, la mayoría de los cuales son niños", asegura Lankester. "Debido a que ya no necesitamos insertar microchips en los perros, esta tecnología acelera nuestro proceso para que podamos vacunar a más perros a un costo menor y, a su vez, evitar que se pierdan vidas".


"Esta tecnología no solo podría mejorar la eficiencia con la que implementamos la vacunación masiva de perros en Tanzania en este momento, sino que podría decirnos qué estrategias de vacunación son más efectivas en el futuro", añade Lankester. "Esa podría ser información valiosa a medida que intentamos cumplir con el objetivo de la Organización Mundial de la Salud de eliminar la rabia para 2030".


Por otra parte, Philip Rooyakkers, CEO de PiP My Pet, explica que tomó alrededor de un año abordar los desafíos antes de que la aplicación pudiera implementarse. Uno de los más grandes es la forma en que la aplicación realiza una copia de seguridad de los datos en el campo, a kilómetros de la capacidad de Internet.

Archivo