El equipo de veterinarios encargados de desarrollar el nuevo método.

Veterinarios desarrollan un nuevo método para mejorar la seguridad alimentaria

El nuevo método desarrollado por los veterinarios requiere solo un día para detectar "E. coli productor de toxina Shiga", o STEC
|

Miembros la Facultad de Veterinaria de la Universidad Estatal de Kansas (EEUU) han desarrollado un método más rápido y eficiente para detectar "E. coli productor de toxina Shiga", o STEC, en carne picada, que a menudo causa el retiro de la misma.


"La detección STEC estándar, que requiere aislamiento y caracterización bacteriana, no es adecuada para entornos de alto rendimiento y a menudo requiere una semana para obtener un resultado definitivo", explica Jianfa Bai, jefe de sección de investigación y desarrollo molecular del laboratorio de diagnóstico veterinario.


El nuevo método desarrollado por Bai y sus compañeros requiere solo un día para obtener resultados definitivos utilizando un método patentado por la Universidad Estatal de Kansas con el sistema de reacción en cadena de polimerasa digital multicanal basado en particiones.


"Creemos que el nuevo método digital de detección de reacción en cadena de la polimerasa desarrollado en este estudio será ampliamente utilizado en los servicios de seguridad e inspección de alimentos para la detección y confirmación rápidas de STEC y otros patógenos transmitidos por los alimentos", asegura Jamie Henningson, director del laboratorio de diagnóstico veterinario.


Cuando se ingiere a través de alimentos como carne picada y vegetales, STEC puede causar enfermedades con síntomas que incluyen dolor abdominal y diarrea. Algunas enfermedades causadas por STEC pueden provocar insuficiencia renal y pueden ser potencialmente mortales.


"Algunas cepas de E. coli no producen toxinas Shiga y, por lo tanto, no afectan tanto la salud humana ", indica Xuming Liu, profesor asistente de investigación. "Debido a que las heces de ganado y la carne molida pueden contener E. coli inofensiva o menos patógena junto con STEC, la reacción en cadena de la polimerasa más comúnmente utilizada no puede identificar cepas patógenas de E. coli en una matriz de muestra compleja".


La nueva prueba de reacción en cadena de polimerasa digital se desarrolló para investigaciones e inspecciones de seguridad alimentaria que requieren un tiempo de respuesta más corto y un alto rendimiento, sin sacrificar la precisión de la detección.


"Si bien el método de prueba actual, comúnmente utilizado, se considera el estándar, es tedioso y requiere muchos días para obtener resultados que diferencien adecuadamente las bacterias", señalan los expertos.


El estudio, que describe el diseño de la prueba y los resultados, se publicó en el Journal of Clinical Microbiology.

Archivo