José Ramón Escribano Luca, presidente de AMVAC.

Ya tenemos convenio, ¿y ahora qué?

Junta Directiva de AMVAC (Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía)
|

Después de largas negociaciones, finalmente se plasmó el pasado día 16 la firma del convenio colectivo veterinario, tan largamente esperado. Las reacciones en redes sociales no se han hecho esperar y más de uno se ha rasgado las vestiduras ante la tesitura de tener que ajustar al alza los salarios de personal contratado.


Es el momento de reflexionar a conciencia sobre las condiciones que actualmente muchos de nuestros compañeros ofrecen a sus empleados. Este convenio, que posiblemente tenga fallos y que se irán corrigiendo en futuras negociaciones, pone sobre la mesa un tema espinoso sobre el que hasta ahora había poco consenso y que ha sido, no olvidemos, uno de los motivos por los que ha luchado el veterinario desde hace tiempo: un sueldo digno y unas condiciones laborales mínimas garantizadas.


Mantener nuestra competitividad como empresarios no puede ser a costa de los trabajadores y, es posible que, para alcanzar los objetivos de viabilidad se tengan que ajustar ratios de rentabilidad sirviéndonos de una coherente política de precios de los servicios que ofrecemos.


Desde nuestra asociación queremos contribuir a esta disyuntiva, aportando herramientas que nos faciliten la toma de decisiones y ofreciendo, próximamente, seminarios que nos ayuden a decidir los precios más adecuados en función de nuestros costes de personal, por ejemplo.


Además, durante el próximo congreso de formación empresarial que se celebrará dentro de Vetmadrid 2020 abordaremos este tema con diferentes mesas redondas en colaboración con asociaciones empresariales y sindicales. Informar sobre los derechos y deberes que llevará implícitos este convenio para asalariados y empresarios, serán temas necesarios que se tratarán en el entorno de nuestro congreso anual.


Comienza un camino que requerirá una adaptación y replantearse a fondo cómo competir por calidad y no por cantidad. Diferenciarnos por precio tiene consecuencias empresariales que se deberán asumir, teniendo en cuenta unas condiciones salariales aprobadas gracias a este convenio.


Por último, recordad que en AMVAC junto con COLVEMA apoyamos directamente una norma de calidad que apuesta por ofrecer herramientas que den valor a nuestro trabajo y mejoren la eficacia y transparencia de nuestros negocios. Es el momento de apostar por dar valor a nuestros centros veterinarios.

Archivo