Además de las implicaciones negativas para la salud pública, el bienestar animal y la protección del consumidor, también se ha convertido en una fuente de ingresos para el crimen internacional organizado.

Eurodiputados piden detener el comercio ilegal de gatos y perros en la UE

Los eurodiputados quieren un sistema obligatorio de identificación de gatos y perros para combatir el comercio ilegal
|

Para proteger el bienestar animal, los consumidores y la salud pública, el Comité de Medio Ambiente y Salud Pública del Parlamento Europeo ha pedido un Plan de Acción de la UE para abordar el comercio ilegal de animales de compañía.


El Comité de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria adoptó una resolución que exige acciones contra el comercio ilegal de mascotas para proteger el bienestar animal, los consumidores y la salud pública.


El texto pide una serie de medidas para abordar el tráfico ilegal de animales de compañía, que incluyen un plan de acción de la UE que establezca claramente las responsabilidades para abordar el comercio ilegal de animales de compañía; una propuesta de la Comisión para establecer un sistema obligatorio en toda la UE para identificar y registrar gatos y perros; una definición de la UE de instalaciones comerciales de cría a gran escala conocidas como “fábricas de cachorros”; aplicación de la ley mejorada y sanciones más severas para los involucrados (veterinarios, servicios públicos nacionales, operadores económicos); mejor cooperación, comunicación y capacitación para las autoridades aduaneras y veterinarias, alentando a las personas a adoptar, en lugar de comprar, animales de compañía.


PRÓXIMOS PASOS


La resolución fue aprobada con 66 votos a favor y 0 abstenciones. Ahora se someterá a votación en el pleno de Estrasburgo. Está provisionalmente programado para la sesión de febrero.


ANTECEDENTES


Cada año, muchos animales de compañía se comercializan ilegalmente en la UE al abusar de la legislación de la UE sobre el movimiento de mascotas (Reglamento (UE) no 576/2013), que está destinada al movimiento no comercial de animales de compañía.


Además de las implicaciones negativas para la salud pública, el bienestar animal y la protección del consumidor, también se ha convertido en una fuente de ingresos para el crimen internacional organizado. Afecta el buen funcionamiento del mercado interior de la UE mediante la pérdida de impuestos y la creación de una competencia desleal, especialmente con el aumento de las ventas en línea.

Archivo