Especialmente los gatos son propensos a la toxicidad de alfacloralosa.

La alfacloralosa, un rodenticida tóxico para gatos y perros

​Así lo han confirmado los veterinarios tras detectar varios casos de intoxicación en mascotas en países como Finlandia y Noruega
|

La alfacloralosa es uno de los rodenticidas más utilizados en el mercado que actúa como un somnífero que provoca que el metabolismo del ratón se ralentice, causándole coma y luego la muerte.


La Agencia Finlandesa de Seguridad y Químicos comenzó a estudiar la toxicidad de la alfacloralosa (AC) en 2019 después de que varios veterinarios finlandeses comenzaron a discutirlo en las redes sociales.


En otoño de 2018, los veterinarios finlandeses empezaron a preguntarse sobre una posible intoxicación por alfacloralosa (AC) en mascotas del país. El típico caso que estaban detectando los veterinarios eran gatos que se encontraban al aire libre y que volvían a casa tambaleándose.


Los funcionarios de la Autoridad Alimentaria de Finlandia notificaron a la Agencia Finlandesa de Seguridad y Sustancias Químicas sobre la posibilidad de que AC pudiera estar causando estos envenenamientos. Realizaron una investigación a los veterinarios finlandeses sobre las intoxicaciones químicas de las mascotas en la primavera de 2019. 63 veterinarios informaron 96 casos en los que la sospecha de toxina era AC. Solo unos pocos de estos casos se referían a perros.


"Especialmente los gatos son propensos a la toxicidad de AC porque la sustancia también actúa cuando una mascota se come un ratón que ha ingerido el veneno", explican.


El AC se ha usado históricamente como anestésico, por ejemplo, para ratones de laboratorio. Su efecto como rodenticida se basa en sus propiedades anestésicas de acción rápida. La sustancia en sí debe estar bien protegida dentro de una trampa para ratones, pero cuando un gato encuentra un ratón apático y de movimiento lento, tiende a aprovecharse de él. Los perros tienen más probabilidades de comer el veneno en sí.


Los veterinarios explican que los síntomas reportados de intoxicación son hipotermia, ataxia, apatía, espasmos musculares, babeo y coma. Las señales comienzan rápidamente y pueden durar incluso 24 horas. La detección de AC en la orina o los tejidos del paciente es la única forma de confirmar el envenenamiento, pero generalmente los síntomas típicos son evidentes.


"Cuando se sospecha de intoxicación por AC, el paciente necesita tratamiento sintomático. Se deben usar fluidos intravenosos y suministro de oxígeno como cuidados de apoyo. Los anticonvulsivos como el diazepam o el midazolam se usan cuando el paciente tiene convulsiones. El calentamiento efectivo es esencial si el paciente está hipotérmico. El pronóstico es bueno con el tratamiento adecuado", apuntan.


Además, el Instituto Veterinario de Noruega también ha registrado varios casos de intoxicación de este tipo en mascotas en el país y señalan que tienen conocimiento de otros países nórdicos y europeos.

Archivo