Felipe Fernández‐Vázquez en un momento de su discurso de ingreso en la Academia de Ciencias Veterinarias de Castilla y León (AVETCYL).

Felipe Fernández‐Vázquez, nuevo miembro de la Academia Veterinaria de Castilla y León

El doctor Felipe Fernández‐Vázquez realizó un repaso por la historia de la cardiología y abogó por el espíritu humanista en la ciencia
|

El Paraninfo Gordón Ordás del Edificio El Albéitar de la Universidad de León acogió el pasado 20 de noviembre el acto solemne de incorporación a la Academia de Ciencias Veterinarias de Castilla y León (AVETCYL) del doctor Felipe Fernández‐Vázquez, Jefe del Servicio de Cirugía Cardiaca del Complejo Asistencial Universitario de León, como nuevo académico correspondiente, en una ceremonia en la que pronunció un discurso titulado ‘De la angioplastia coronaria y la reestenosis’.


Fernández‐Vázquez inició su intervención afirmando que se siente un privilegiado porque “la investigación experimental me ha dado la oportunidad de comprender”, y apuntó que “es imposible imaginar cuáles serían los conceptos fisiopatológicos actuales sobre las enfermedades cardiovasculares sin los conocimientos de fisiología y anatomía obtenidos en los laboratorios de hemodinámica”.


Tras explicar que la enfermedad coronaria ateroesclerótica es “la causa más frecuente de morbi‐mortalidad en los países desarrollados”, el nuevo académico de la AVETCYL concretó que consiste en la “aparición de placas en la pared interna de las arterias coronarias, que crecen hasta producir una estenosis los suficientemente severa como para comprometer el flujo sanguíneo al miocardio distal”, lo que da lugar a la angina o bien al infarto agudo de miocardio.


El tratamiento para este problema fue inicialmente farmacológico, y posteriormente el desarrollo de la cirugía cardiaca permitió el tratamiento quirúrgico, que pasó de las operaciones ‘a corazón abierto’, a las intervenciones no tan agresivas, realizadas mediante el cateterismo.


Acto incorporaciu00f3n a la AVETCYL de Felipe Fernu00e1ndez Vu00e1zquez 02

Lleno en el Paraninfo Gordón Ordás del Edificio El Albéitar de la Universidad de León.


Muy importante ha sido en esa evolución la similitud anatómica y fisiológica entre la especie porcina y la humana, que ha facilitado el estudio de las enfermedades que afectan al hombre. “La investigación preclínica en modelos animales, ‐explicó Fernández‐Vázquez‐, constituye una etapa obligatoria en la valoración de la eficacia y seguridad de los nuevos dispositivos coronarios”.


Para concluir sus palabras, afirmó que se siente “muy afortunado de haber vivido de forma directa, como cardiólogo intervencionista, los avances en los últimos 30 años”. Por último, finalizó su intervención con una pequeña reflexión sobre el rigor científico y la medicina basada en la evidencia. “La subespecialización en la medicina, ‐afirmó‐, gira hacia la ciencia pura, y deja fuera las reacciones psíquicas del enfermo, sus sufrimientos y su angustia, e incluso algunos de los factores genéticos que nos gobiernan desde el principio de la vida. Tenemos que aprender a inclinarnos con humildad ante la inmensidad de todo lo que ignoramos, y solo con un espíritu humanista, de valores humanos embebidos en la ciencia, conseguiremos huir del crudo empirismo y del dogmatismo estéril”.

Archivo