Jornada de Colvema sobre "Responsabilidad Civil Profesional: qué documentos de registro debo cumplimentar en mi".

Las reclamaciones a veterinarios incrementan año a año

Colvema ha celebrado una jornada sobre responsabilidad civil dónde ha explicado a sus colegiados las herramientas necesarias para defender su correcta y ética praxis profesional ante posibles reclamaciones
|

Recientemente se ha celebrado en la sede del Colegio Veterinario de Madrid (Colvema) una jornada sobre "Responsabilidad Civil Profesional: qué documentos de registro debo cumplimentar en mi", que reunió a más de 70 colegiados que pudieron conocer de mano del especialista en peritación Ignacio García, las principales herramientas que necesita manejar el veterinario para poder afrontar posibles reclamaciones y defender su correcta praxis profesional


La jornada fue inaugurada por la vicepresidenta y responsable del área de formación de Colvema, Ana Pérez, quien expresó que “su objetivo es que los asistentes puedan conocer qué documentos de registro es necesario que los veterinarios cumplimenten en su actividad clínica diaria”. Según destacó la vicepresidenta, las reclamaciones de los clientes normalmente no van a centrarse en los conocimientos técnicos del veterinario, pero sí que es cierto que el profesional se va a ver en la tesitura de tener que “justificar” su actuación profesional y para eso es imprescindible tener registros documentados de la actividad profesional.


Para explicar todo ello, se ha contado con el especialista Ignacio García, director del departamento de peritaciones del grupo AddValora como ponente de esta jornada.


La vicepresidenta también presentó a Esther Tortuero, vocal responsable de Deontología Profesional en la Junta de Gobierno de Colvema quien aportó su visión y experiencia al frente de la comisión deontológica, que valora una media de 130 casos anualmente. Destacó que, a lo largo de los años, han detectado que hay muchos veterinarios que, a la hora de “escribir” y documentar los casos son bastante “escuetos” y ello dificulta a veces la labor de la comisión a la hora de valorarlos. En el ámbito de la responsabilidad civil, continuó, “hemos observado que la mayoría de los reclamantes no entran a valorar la praxis profesional, sino que lo que persiguen es la compensación económica y es fundamental que los veterinarios tengan una serie de documentos y que los guarden al menos 5 años, tal y como dice el código deontológico vigente, que habla en concreto del consentimiento informado y el de eutanasia”.


A continuación, el experto Ignacio García, comenzó su exposición en la que desarrolló todo lo anteriormente citado en la presentación de la jornada y ofreció a los asistentes una amplia y práctica visión de lo que necesita un veterinario para poder afrontar adecuadamente reclamaciones por responsabilidad civil profesional.


Según explicó, la conciencia social de nuestros días establece, en el marco de un estado de derecho, la reclamación de un servicio profesional insatisfactorio como medio para ser resarcido de un daño que, en la conciencia del reclamante, es de justicia.


RCP3

Ignacio García, en un momento de su exposición.


"Pero la actividad clínica veterinaria no puede ser considerada resultadista, en tanto que la obligación de todo profesional veterinario es poner al servicio de nuestros clientes nuestra plenitud de conocimientos, experiencias y medios, pero sin poder garantizar, en ningún momento el resultado satisfactorio de nuestra actuación. De este sentido nacen los principales orígenes de las reclamaciones presentes, que año a año, observamos con preocupación, su incremento", apunta.


Este incremento de reclamaciones, continuó, no puede significar en grado alguno la mala preparación, técnica o medios de los profesionales veterinarios, sino que, en el marco de este estado de derecho, conviven otras causas, como el conocimiento de una póliza de responsabilidad civil y la intencionalidad de ser resueltos los gastos abonados de forma directa por el propietario.


Con esta situación, nace la necesidad de establecer protocolos de trabajo, con una dirección de prevención de la responsabilidad civil profesional, contando para ello, como principales herramientas, los imprescindibles documentos básicos de registro de nuestra actividad profesional.

Estos documentos son: consentimiento informado, informe de asistencia, informes de ingresos y altas, informe quirúrgico e informa de eutanasia y/o necropsia, que se definen como las principales herramientas necesarias para defender una actividad profesional, ética, seria y digna.

Archivo