Margarita Marqués, veterinaria e investigadora de la Universidad de León (ULE).

La veterinaria Margarita Marqués, protagonista del documental '¿Por qué tan pocas?'

​El documental tiene el fin de visibilizar el papel de las mujeres españolas en el campo de la tecnología y la ciencia, para crear nuevos referentes femeninos
|

La veterinaria e investigadora  de la Universidad de León (ULE) participa junto a otras 19 científicas españolas en este proyecto que trata de visibilizar el trabajo de las mujeres en la ciencia y la tecnología.


No quería ser veterinaria de pequeña, aunque sí guarda el recuerdo de que su asignatura favorita en el colegio eran las Ciencias Naturales, al igual que los recorridos estivales acompañando a su tío veterinario cuando hacía la inseminación artificial en vacuno. Margarita Marqués, investigadora de la Universidad de León (ULE), guarda en su memoria esos primeros escarceos con el mundo veterinario que quizás encaminaron la carrera profesional y científica que hoy ostenta desde el Departamento de Producción Animal en la Facultad de Veterinaria de la ULE.


Una trayectoria que cuenta en el documental ‘¿Por qué tan pocas?’, un proyecto financiado por FECYT y realizado por cuatro profesoras de Comunicación y Género de la Complutense de Madrid, en el que se recogen entrevistas a 20 científicas españolas de reconocido prestigio, con el fin de visibilizar el papel de las mujeres españolas en el campo de la tecnología y la ciencia, para crear nuevos referentes femeninos en este ámbito para las niñas, adolescentes y jóvenes. ‘¿Por qué tan pocas?’ ya se ha proyectado en la XIV Muestra de Cine Europeo Ciudad de Segovia, y se emitirá en el XXI Certamen Internacional de Cine Ciudad de Soria.


El proyecto consta de 20 píldoras audiovisuales con historias individuales de cada una de las científicas según su ámbito de trabajo. Así ‘¿Por qué tan pocas?’ recoge las declaraciones de la bioquímica Margarita Salas, las biólogas María Blasco y María José Sanz, la ingeniera robótica Elena García, la matemática Clara Grima, la química María Vallet, la ingeniera industrial Sara Gómez, las físicas Susana Marcos, Pilar López, María Josefa Yzuel, Lucía García, y Lourdes Marcano, la ingeniera robótica Concha Monje, la veterinaria Margarita Marqués, la ingeniera informática Belén Prados, la ingeniera electrónica Irati Rodrigo, la ingeniera aeronáutica Sara de la Fuente, la informática Asunción Gómez, la física nuclear Elvira Moya de Guerra, y la científica ambiental Elena Ojea. En sus entrevistas cuentan actividades relevantes que realizan en ese área, con el fin de que las jóvenes accedan a modelos adecuados para su aprendizaje, desarrollo intelectual y para construir una nueva cultura científica en la que las mujeres adquieran protagonismo.



“La falta de visibilización de científicas tanto en los medios como en las escuelas o la universidad provoca un desconocimiento absoluto de las aportaciones femeninas en este área. Ante preguntas como ¿cuántas mujeres científicas conoces?, ¿qué porcentaje de premios científicos crees que se conceden a las mujeres? o ¿cuántas mujeres han recibido un Premio Nobel de ciencias?, la ciudadanía no sabe o no contesta”, explican las artífices de este proyecto documental realizado en colaboración con Zampano Producciones, Carlota Coronado, Isabel TajahuerceYanna G. Franco y Elena Ramírez.


Esto provoca también una barrera en la percepción social de sus capacidades, ya que según la encuesta europea realizada por la Fundación L’Oreal en 2015, el 63% de la población estima que las mujeres no valen para científicas de alto nivel. “Este proyecto quiere acabar con estas ideas que ensombrecen el trabajo de las mujeres en el ámbito de la ciencia poniendo luz sobre 20 científicas y tecnólogas españolas”. Margarita Marqués insiste en que hay que olvidar que su campo es un trabajo de hombres y “más en este país donde se tiene la suerte de poder optar a las mismas oportunidades”. En su caso fue un vecino de su pueblo el que le animó a seguir este camino, él era investigador en Alemania y cada vez que venía a España,  la investigadora se quedaba asombrada con las historias que le contaba.


TRAYECTORIA DE MARGARITA MARQUÉS


La carrera investigadora de Margarita Marqués Martínez, hay que rastrearla en el grupo de Genética Animal de la Facultad de Veterinaria de León, el Instituto de Investigaciones Biomédicas de Madrid, el Centro Nacional Alemán de Investigaciones sobre Cáncer de Heidelberg y el Instituto Roslin de Edimburgo (Reino Unido), donde se clonó a la famosa oveja Dolly y donde ella misma trabajó en la modificación genética de estos animales.


Su periplo investigador fuera de España empieza en el DKFZ durante la realización de su Tesis Doctoral. En el verano de 1999, cuando acababa su etapa de doctorado, Margot concurrió al Programa L’Oréal-Unesco ‘For Women in Science’, que lleva 18 años visibilizando a las mujeres científicas españolas e incentivando la vocación por la ciencia entre las jóvenes. La bióloga molecular Margarita Salas se alzó con el Premio Internacional y Margarita Marqués consiguió la beca internacional. Gracias a ella pudo regresar a Alemania, donde participó en una línea de investigación sobre el virus del papiloma humano, implicado en el cáncer de cuello uterino. En 2003, ya de regreso en León, continuó las investigaciones iniciadas en el Instituto Roslin de Edimburgo en el entonces recién creado Instituto de Desarrollo Ganadero y Sanidad Animal de León (Indegsal).


Margarita Marquu00e9s.preview

Margarita Marqués en su laboratorio.


En la actualidad, forma parte del grupo de investigación ‘Diferenciación Celular y Diseño de Modelos Celulares’ y es profesora en la Facultad de Veterinaria donde ve que las mujeres superan en número a los hombres en sus clases. Para esta investigadora de renombre la ciencia “es un mundo de personas que quieran dedicarse a ello con vocación y pasión”, y concluye su entrevista reclamando la necesidad de defender y apoyar la investigación: “Un país sin ciencia no puede ir a ninguna parte, necesitamos tener buenos investigadores y que la investigación, la ciencia y los campos STEM se conviertan en un motor económico de nuestro país”.

Archivo