El grupo promotor de la manifestación veterinaria frente al Ministerio de Sanidad durante la celebración de la misma.

Presentan al Gobierno las reivindicaciones recogidas en la manifestación del 17N

​El pasado domingo, 17 de noviembre, más de 3.000 veterinarios recorrieron las calles de Madrid para mostrar su hartazgo por la situación de precariedad, invisibilidad y menosprecio de la profesión
|

El pasado domingo 17 de noviembre, miles de Veterinarios, bajo el lema “Somos Veterinarios, Somos Profesionales Sanitarios, ¡Cuidamos de tu Salud!”, se manifestaron por las calles de Madrid para reclamar “lo que legítimamente nos corresponde, que no es otra, que la consideración de sanitarios en toda la extensión de la palabra”, señala Fesvet (Federación Estatal de Sindicatos Veterinarios).


Las dificultades por las que está atravesando la profesión Veterinaria en el conjunto del Estado Español, “falta de consideración por parte de las distintas Administrativas Públicas, pero también, y derivado de ello, de la invisibilidad social hacia esta profesión sanitaria”, motivaron a los veterinarios a manifestarse.


“La legislación española, desde el mismo momento en el que reguló las profesiones sanitarias en el Reglamento para las Subdelegaciones de Sanidad Interior del Reino, de 24 de julio de 1848, ya señaló que la profesión Veterinaria estaba encuadrada en el ramo de la Sanidad, junto a la Medicina y Farmacia, y toda la normativa posterior la incluye dentro de las profesiones sanitarias (Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias, etc.), pero en la práctica del día a día vemos como a la misma no se la está dando la importancia preventiva social, y sobre todo funcional que le corresponde”, denuncia Fesvet.


Ponen algunos ejemplos como las intoxicaciones y toxiinfecciones alimentarias de este verano. “Recordemos la Listeriosis, el Botulismo o la Salmonelosis entre otras muchas que, con gran impacto mediático y sobresalto social, mantuvieron en alerta a la sociedad española y a la europea, y en las que, una vez resuelta la crisis, a los actores principales de su control, a los que las previenen y resuelven, a los garantes de la Seguridad Alimentaria y, en definitiva, a una de las piezas fundamentales de la Salud Pública, a los veterinarios, se les vuelve a olvidar y se tornan invisibles de nuevo”.


Por otro lado, resaltan la falta de reconocimiento sanitario de los centros veterinarios y la falta de integración de la Veterinaria en el Sistema Nacional de Salud e imposibilidad de acceder a la formación especializada del mismo, entre otros temas relevantes.


“Es por todo ello, así como por el cansancio provocado ante esta situación, lo que ha llevado a un grupo de Veterinarios promotor a través de las redes sociales, y a la propia Fesvet, a organizar la manifestación del pasado domingo”, explican.


Así, tras dicha manifestación y haber leído un manifiesto frente al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, han trasladado al presidente del Gobierno, en funciones, Pedro Sánchez, todas las reivindicaciones recogidas entre los asistentes a la Manifestación del pasado domingo, 17 de noviembre, en la que más de 3.000 Veterinarios recorrieron las calles de Madrid para mostrar su hartazgo por la situación de precariedad, invisibilidad y menosprecio que vive la profesión Veterinaria. Un escrito que también está firmado por el grupo promotor clínico de la manifestación.

Archivo