Los veterinarios señalan que una ruptura del disco de la columna de un perro puede hacer que el animal pase de estar normal a arrastrar las piernas en horas o días después.

La importancia de detectar rápidamente los problemas de espalda de su perro

​Una ruptura de disco de la columna de un perro puede causarle déficits neurológicos graves, como la incapacidad para caminar
|

La enfermedad de disco (también conocida como enfermedad de disco intervertebral o hernia de disco intervertebral) es un problema muy común que pueden desarrollar canes como perros salchicha, bulldog francés y sabuesos. “Si tiene un perro en su hogar, observe los signos clínicos de la enfermedad del disco”, recomienda el equipo veterinario de la Universidad Estatal de Oklahoma.


La enfermedad de disco ocurre cuando un disco, que normalmente vive entre los huesos que forman la columna vertebral, se rompe en el canal espinal. El disco roto presiona la médula espinal y causa dolor, o peor aún, parálisis. La ruptura del disco se produce rápidamente y no suele ser consecuencia de una determinada actividad, como correr, saltar o jugar. Una ruptura de disco puede causar déficits neurológicos graves, como la incapacidad para caminar, que puede no ser corregible sin una cirugía de emergencia. Por lo tanto, ser capaz de reconocer cuándo un perro pueda verse afectado por la enfermedad del disco le ayudará a encontrar un tratamiento rápidamente y a estar mejor preparado.


Los veterinarios señalan que una ruptura del disco de la columna de un perro puede hacer que el animal pase de estar normal a arrastrar las piernas en horas o días después. Cuando esto ocurre, aseguran que pasa a ser muy preocupante que la ruptura del disco dañe permanentemente la médula espinal. “Este daño permanente podría paralizar a tu mascota”, afirman.


Entre los signos reconocibles que pueden indicar una ruptura del disco incluyen la incapacidad de su perro a caminar o moverse, rechazo a mover la cabeza en cualquier dirección, poco dispuesto a subir escaleras o saltar sobre muebles, balanceo del cuerpo, cruce de piernas una sobre la otra, tropezar al tratar de caminar, arrastrarse o raspar las uñas de los pies, o arrastrar las piernas por completo. “Tan pronto como note alguno de estos signos, busque atención veterinaria”, aconsejan.


“La cirugía no siempre es necesaria para ayudar a resolver la ruptura del disco. Si se determina que la ruptura del disco es de gravedad leve (su mascota aún puede caminar haciendo fuerza), el confinamiento de la caja y los medicamentos para el dolor pueden ayudar a resolver la ruptura. Sin embargo, si el perro muestra la incapacidad de caminar con fuerza sin balancearse, tropezar o arrastrar las piernas, entonces la cirugía es la mejor oportunidad para que su mascota vuelva a la función neurológica normal”, señalan.  

Archivo