​Carmelo, el mono tití de cola de algodón ya recuperado de su parálisis.

Recuperan a un mono tití de una parálisis parcial en sus dos patas

La recuperación de este pequeño primate, que se encuentra en peligro de extinción, ha sido posible gracias al tratamiento de rehabilitación no invasivo al que ha sido sometido
|

Carmelo, un tití de cola de algodón (Saguinus oedipus) que habita en Terra Natura Benidorm, se ha recuperado satisfactoriamente de la parálisis parcial que sufría en sus dos patas y que le impedían moverse con normalidad. La recuperación de este pequeño primate, que se encuentra en peligro de extinción, ha sido posible gracias al tratamiento de rehabilitación no invasivo al que ha sido sometido, además de la administración de trombolíticos y antiinflamatorios realizada por el equipo veterinario que han permitido su mejoría.


El equipo de cuidadores observó hace un mes que Carmelo, el macho líder del grupo de titis de esta especie en el complejo, solo era capaz de sujetarse a las ramas que había en su instalación con los brazos. Nada más detectar esta situación, fue trasladado a la clínica veterinaria del centro para ser sometido a una revisión exhaustiva por los veterinarios.


Después de realizar una radiografía y descartar con esta prueba la existencia de posibles lesiones en los huesos, determinaron que la parálisis en dos de sus extremidades podía deberse a la aparición de un coágulo. De inmediato, se le aplicó un tratamiento con trombolíticos, antiinflamatorios y rehabilitación no invasiva durante 20 días.


La rehabilitación ha tenido como objetivo fundamental fortalecer los músculos del titi y recuperar la movilidad perdida en las extremidades posteriores. Para llevarla a cabo, el equipo de expertos del complejo de naturaleza dejaba en zonas altas de la instalación la comida favorita del titi, llamada zophobas, para forzar de forma natural a que este ejemplar trepara hasta donde estaba y se desplazara hasta alcanzar esta especie de gusano, rico en proteínas, para ingerirlo.


Gracias al tratamiento, Carmelo ha recuperado la movilidad de las patas con lo que ya puede volver a desplazarse. La reintroducción con el resto del grupo de titis se ha realizado de manera progresiva, ya que este macho ocupaba el liderazgo del grupo y se daba la situación de que ante su ausencia prolongada podía ser sustituido por otro miembro del grupo.


En una primera fase, la unión con el resto del grupo ha sido visual hasta iniciar la fase de reintroducción final en la que ha mantenido contacto físico con el resto de integrantes del grupo y se ha adaptado perfectamente, volviendo a ocupar el rol de líder dentro del grupo. 

Archivo