Los expertos resaltan la importancia de la cooperación del propietario para identificar el dolor en los gatos.

Dolor crónico en gatos

Un nuevo ​artículo revisa los avances recientes y presenta los desafíos y algunas perspectivas futuras sobre la evaluación clínica del dolor crónico en gatos
|

El dolor crónico es un problema de salud y bienestar felino. Tiene un impacto negativo en la calidad de vida y perjudica el vínculo propietario-gato. El dolor crónico puede existir por sí solo o puede estar asociado con enfermedades o lesiones, incluida la osteoartritis (OA), el cáncer y las enfermedades orales y periodontales, entre otras.


Investigadores de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Montreal han revisado los recientes avances y han presentado los desafíos y algunas perspectivas futuras sobre la evaluación clínica del dolor crónico. También han descrito las afecciones crónicas felinas más comunes asociadas con el dolo y han presentado una evaluación clínica paso a paso, importante para la minimización del dolor en los gatos.


“La evaluación del dolor crónico es una parte fundamental de la práctica felina, pero puede ser un desafío debido a las diferencias en los mecanismos de dolor subyacentes a las diferentes condiciones y al comportamiento natural del gato”, indican.


Los expertos resaltan la importancia de la cooperación del propietario, “se basa principalmente en cambios de comportamiento evaluados por el propietario y consultas veterinarias que requieren mucho tiempo. Más allá de la OA, para la cual se han descrito signos clínicos específicos de la enfermedad, se sabe poco sobre otras afecciones felinas que producen dolor crónico”.


Los investigadores aseguran que el conocimiento sobre el tema ha mejorado mucho en los últimos años, “el estudio de los mecanismos del dolor en gatos con OA y el desarrollo de escalas de dolor que pueden ser utilizadas por propietarios o veterinarios. Las escalas de dolor pueden facilitar el diagnóstico y la evaluación de seguimiento de las afecciones dolorosas crónicas, proporcionando una base para la toma de decisiones terapéuticas. La evaluación de la calidad de vida también se recomienda en gatos con dolor crónico, y su mejora puede usarse como un resultado positivo en respuesta a la terapia”.


El cambio de carácter, problemas de aseo, cambios en el consumo de agua y comida, disminución de actividad o problemas de piel, son algunos de los signos más comunes de dolor crónico en los gatos.

Archivo