Karin U. Sorenmo (izquierda) junto a la interna de oncología Kiley Daube.

Hallan efectos opuestos del estrógeno sobre los tumores mamarios caninos

​Nuevos hallazgos desafían los puntos de vista populares sobre el papel del estrógeno en el riesgo de cáncer en los perros
|

Las perras que son esterilizadas a una edad temprana tienen un riesgo reducido de desarrollar tumores mamarios, el equivalente canino del cáncer de mama. La esterilización temprana reduce los niveles de producción de estrógenos, pero los efectos del estrógeno sobre el riesgo de cáncer en los perros no son claros, según un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Facultad de Medicina Veterinaria de Penn.


Así, los investigadores indican que “si bien está claro que la esterilización de perros minimiza en gran medida su riesgo de desarrollar cáncer de mama, los resultados sugieren que esta práctica puede aumentar el riesgo de cánceres más agresivos”. En animales esterilizados con tumores mamarios el equipo descubrió que los niveles de estrógenos séricos más altos en realidad eran protectores, asociados con tiempos más largos de metástasis y mejores tiempos de supervivencia.


Karin U. Sorenmo, oncóloga veterinaria de la Facultad de Medicina Veterinaria de Penn, y sus colegas han estado estudiando los tumores mamarios en perros como una forma de mejorar la atención y el tratamiento de las mascotas, pero también para obtener información sobre la biología del cáncer de mama humano.


"Gran parte de la investigación que hacemos en medicina veterinaria analiza lo que se hace en las personas y luego lo adapta", señala. "Sí, hay diferencias en la biología entre los perros y las personas, pero aquí esas diferencias pueden permitirnos hacer preguntas muy profundas sobre lo que está haciendo el estrógeno tanto en perros con cáncer de mama como en mujeres con cáncer de seno".


ESTUDIO


El equipo evaluó 159 perros con cáncer de mama, 130 que fueron esterilizados como parte del estudio y 29 que permanecen intactos. Además de extirpar quirúrgicamente los tumores medibles de los perros, el equipo recopiló información sobre los niveles séricos de estrógenos, el tipo de tumor, el grado y el estadio de la enfermedad, el tiempo hasta la metástasis y el tiempo de supervivencia.


A pesar del vínculo del estrógeno con un mayor riesgo de desarrollar tumores mamarios, los investigadores encontraron que niveles séricos de estrógenos más altos también parecían ayudar a los perros a evitar algunos de los aspectos más peligrosos de su enfermedad.


Inesperadamente, cuando los perros fueron esterilizados al mismo tiempo que se extirparon sus tumores, aquellos con tumores receptores de estrógenos positivos que tenían un estrógeno sérico más alto tardaron más en desarrollar enfermedad metastásica y sobrevivieron más tiempo que los perros con niveles más bajos de estrógeno, lo que confirma que estos tumores dependían del estrógeno para la progresión.


Sorenmo especula que, en estos casos, la acción del estrógeno puede ser matizada. "Impulsa el cáncer, pero también parece controlarlo o modularlo, reprimiéndolo", apunta, porque la mayoría de los perros con niveles séricos de estrógenos altos tenían tumores de menor grado y receptores de estrógenos positivos, lo que los hace susceptibles a la privación hormonal por esterilización.


El papel protector del estrógeno también fue sorprendentemente pronunciado en perros con tumores mamarios negativos al receptor de estrógeno. En estos cánceres de alto riesgo, el estrógeno sérico alto se asoció con metástasis tardía o ausente. Complementando estos hallazgos y apoyando un posible efecto anticancerígeno independiente del receptor tumoral más amplio impulsado por el estrógeno, los perros con bajo niveles séricos de estrógenos tuvieron un riesgo significativamente mayor de desarrollar otros tumores fatales agresivos no mamarios, como el hemangiosarcoma.


Algunos de los hallazgos contradicen lo que se ha encontrado en mujeres con cáncer de seno. Por ejemplo, los niveles séricos de estrógenos más altos en las mujeres después de la terapia contra el cáncer de seno se han asociado con tasas más altas de recurrencia. Pero Sorenmo también señala que muchos casos de cáncer de seno en mujeres surgen justo después de la menopausia, cuando los niveles de estrógeno caen. Por lo tanto, puede haber un papel más complejo para el estrógeno en el riesgo de cáncer de las personas también.


"Creo que este estudio abre algunas preguntas realmente complicadas", señala la experta. "Si comenzamos a diseccionar exactamente lo que está haciendo el estrógeno, con qué genes o células inmunes está interactuando, tal vez podríamos aprovechar el poder del estrógeno para ser más inteligentes en nuestras estrategias de tratamiento".

Archivo