¿Es perjudicial el vapor de los cigarrillos electrónicos para las mascotas?

Los cigarrillos electrónicos eran inicialmente vistos como un sustituto saludable de los cigarrillos tradicionales
|

A medida que aumenta el vapeo entre la población, particularmente entre los adolescentes, también lo hacen las preocupaciones sobre los efectos adversos que ocasionan en la salud.


Los cigarrillos electrónicos eran inicialmente vistos como un sustituto saludable de los cigarrillos tradicionales, si bien, las últimas investigaciones de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EEUU (FDA, por sus siglas en inglés) aconsejan dejar de usar estos cigarrillos por enfermedades vinculadas a ellos.


Según explican, los cigarrillos electrónicos pueden contener ingredientes potencialmente dañinos que incluyen partículas ultrafinas que pueden inhalarse profundamente en los pulmones; diacetil, un químico relacionado con una enfermedad pulmonar grave; y metales pesados, como níquel, estaño y plomo.


Además, señalan que los cartuchos de cigarrillos electrónicos normales contienen nicotina líquida en niveles equivalentes a dos o tres cigarrillos, y los cartuchos de recarga concentrada contienen 10 veces más nicotina.


¿PERO EL VAPEO ES PERJUDICIAL PARA LAS MASCOTAS?


La FDA cree que sí, y afirma que el aerosol producido por estos dispositivos puede exponer a las mascotas a cantidades más altas de lo normal de sustancias químicas tóxicas, como el formaldehído.


Tina Wismer, veterinaria del Centro de Control de Envenenamiento Animal de la Sociedad Estadounidense para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (ASPCA, por sus siglas en inglés), explica que “vapear en sí mismo no parece ser problemático para las mascotas. Sin embargo, las mascotas que son expuestas a los cartuchos de nicotina suelen presentar signos de intoxicación”.


“Esos signos pueden incluir vómitos, agitación y frecuencia cardíaca alta”, señala Wismer.


Wismer cuenta que cuando un cliente trae una mascota al hospital que exhibe esos signos, los veterinarios deben preguntar sobre la posible exposición a los cartuchos de nicotina.


Así, el veterinario aconseja que sus compañeros de profesión recomienden a sus clientes que mantengan lejos los suministros de vapeo de sus mascotas.

Archivo