Sara Smith (izquierda) junto a las veterinarias que están llevando a cabo el estudio del asma equino.

Hallan una nueva terapia para tratar el asma en caballos

Los investigadores estudian un medicamento económico para ver si puede ofrecer un nuevo tratamiento para el asma equino, una afección común y crónica que es difícil de tratar
|

Pixie, un pony de trece años, sufre severos ataques de asma en los que sus costados se agitan por tratar desesperadamente de respirar, y cada vez se han vuelto más comunes. "Es horrible", explica la propietaria Sara Smith.


Melissa Mazan, veterinaria de la Universidad de Tufts, está cuidando a Pixie como parte de un ensayo clínico que evalúa un posible nuevo tratamiento para el asma equino. La veterinaria ha estado trabajando en la condición desafiante del asma equino durante toda su carrera profesional, y sabe lo duro que golpea a los caballos y sus dueños.


"Hemos aprendido mucho sobre cómo diagnosticar el asma equino y sus mecanismos moleculares, pero tratamos esta afección casi exactamente como lo hicimos cuando comencé hace más de veinte años", asegura Mazan. "Y cualquiera que intente tratar a un caballo asmático a menudo termina atrapado entre una roca y un lugar duro".


Los broncodilatadores, los medicamentos administrados por inhaladores de rescate para tratar los ataques de asma en humanos, relajan las vías respiratorias, lo que facilita la respiración de los asmáticos. Pero los humanos, y los caballos, pueden desarrollar rápidamente una tolerancia a estos medicamentos, por lo que estos tratamientos deben usarse con moderación para preservar su capacidad de trabajar para los ataques de asma más agudos.


Por esta razón, los corticosteroides, que reducen la inflamación que alimenta el asma, realizan la mayor parte del trabajo pesado cuando tratan a humanos y caballos afectados.


Si bien, los esteroides inhalados son caros y muchos dueños de caballos deben elegir una opción menos costosa: esteroides orales o inyectables. Sin embargo, estos se absorben en el torrente sanguíneo y pueden causar efectos secundarios graves en todo el cuerpo.


LIDOCAÍNA COMO ALTERNATIVA


Por ello, Mazan revisa rutinariamente publicaciones científicas sobre asma humana, buscando nuevas ideas de tratamiento equino. Un día encontró un estudio que analizaba si un anestésico local llamado lidocaína podía tratar a las personas con tos intratable, una tos tan fuerte que puede romper una costilla o colapsar un pulmón.


Los investigadores "tomaron lidocaína regularmente, la pusieron en un nebulizador e hicieron que las personas afectadas la inhalaran", cuenta Mazan, "y los pacientes tuvieron una muy buena respuesta". Un pequeño número de estudios de seguimiento en animales de laboratorio también tuvieron resultados alentadores.


La veterinaria pensó que el tratamiento parecía prometedor para los caballos porque la lidocaína es barata y está disponible. El medicamento también tiene un buen perfil de seguridad. Ya se usa por vía intravenosa para tratar el dolor gastrointestinal después de una cirugía de cólico y dolor por laminitis.


De esta forma, la veterinaria y su compañera Daniela Bedenice diseñaron un ensayo clínico abierto a los propietarios de caballos interesados.


La primera fase del estudio inscribió a siete caballos con asma. A cada caballo se le asignó aleatoriamente lidocaína o un placebo a través de una máscara nebulizadora dos veces al día durante dos semanas. Tanto al comienzo como al final de la prueba, las investigadoras realizaron una batería de pruebas que analizaban la tolerancia al ejercicio, la función pulmonar y las células inflamatorias para ver si había alguna mejora.


La prueba fue "ciega", lo que significa que Mazan y los dueños de los caballos no sabían qué animales estaban recibiendo lidocaína. "Teníamos dos caballos que no estaban bien", señala Mazan. "La forma en que realizamos los ensayos clínicos es que nunca un caballo vaya a peor. Les decimos a los clientes que si eso ocurre que nos llamen de inmediato para que podamos detener la prueba, "sin ceguera", y encontrar un mejor plan para su caballo".


Los investigadores detuvieron la prueba y descubrieron que los cinco caballos que obtuvieron buenos resultados en el estudio habían recibido lidocaína.


Los dos caballos que no mejoraban habían recibido el placebo. "Dados esos resultados, no nos sentimos cómodos manteniendo a los caballos asmáticos fuera de cualquier tratamiento", puntualiza la experta. Entonces los investigadores cambiaron la prueba.


En el estudio actual, en el que participó Pixie, los caballos son asignados aleatoriamente para recibir lidocaína o un corticosteroide considerado estándar.

Archivo