La ley señala que la profesión veterinaria “es la ​única competente para prevenir, diagnosticar, curar o tratar enfermedades en animales, incluso las conductuales”

El Colegio Veterinario de Barcelona actúa ante el intrusismo de las terapias alternativas

El Colegio de Veterinarios de Barcelona ha enviado requerimientos de cese de actividad a personas y centros que ofrecen terapias alternativas o naturales para animales
|

El Colegio Oficial de Veterinarios de Barcelona (COVB), en su compromiso de luchar contra el intrusismo, garantizar el buen ejercicio de la profesión y asegurar la salvaguarda del bienestar de los animales, vela de manera estricta para que personas sin la correspondiente titulación no puedan realizar actuaciones propias de los profesionales veterinarios, con los riesgos que ello supone para la salud animal. Así, el COVB ha iniciado el envío de requerimientos de cesación a centros y personas que estarían invadiendo estas competencias.


Según informan, “uno de los recientes requerimientos ya ha recibido la respuesta positiva del centro en cuestión, que ha comunicado la retirada de su publicidad. Anunciaba diagnosis, interpretación de síntomas y aplicación de tratamientos, y prometía, entre otros, la extinción casi al 100% de conductas no deseadas en una semana y media o el cuidado de síndromes de inmunodeficiencia, mejorando en un 95% el sistema inmunológico”.


En las comunicaciones enviadas por COVB advierten que “la denominada medicina alternativa o medicina natural designan determinadas prácticas sanitarias que no están fundamentadas en un método científico experimental, ni están reguladas, ni se imparten en facultades de Veterinaria como una docencia reglada ni son ninguna especialidad clínica".


Añadiendo que “las personas que aplican estas técnicas, si antes practican exploraciones o reconocimientos clínicos, diagnósticos y deciden una terapia determinada, estarían incidiendo en funciones propias de la Veterinaria y podrían estar incurriendo en un delito de intrusismo profesional”.


Recordándoles que, según la ley, la profesión veterinaria “es la única competente para prevenir, diagnosticar, curar o tratar enfermedades en animales, incluso las conductuales”.


Así, les requieren, en consecuencia, que cesen en el ofrecimiento y ejecución de estas prácticas. En caso contrario, el COVB les avisa de que, ante esta intromisión ilegítima, se iniciarán las acciones legales oportunas en defensa de la protección animal y del colectivo veterinario.

   Condenado a prisión por cortar las orejas a un perro sin ser veterinario
   “El veterinario es el que conoce cuando, cómo y porqué aplicar fisioterapia en animales”
   Los veterinarios de Madrid pondrán detectives para detectar intrusismo
   Los veterinarios solicitan ir hasta el final ante el intrusismo de los fisioterapeutas

Archivo