Los dueños de perros pueden sobrealimentar fácilmente a sus animales si no miden las porciones correctamente.

Los dueños de perros no suelen medir correctamente la cantidad de pienso

​Los investigadores señalan que los errores cometidos día tras día podrían conducir a la desnutrición, el aumento de peso o a la obesidad
|

Una taza puede parecer la forma más obvia de medir la comida seca para perros, pero una nueva investigación de la Universidad de Guelph encuentra que cuando se trata de obtener porciones concretas, los dueños de perros a menudo se equivocan.


El estudio, diseñado para evaluar las habilidades de medición de los dueños de perros, descubrió que los propietarios a menudo eran inexactos, que iban desde una subestimación del 48% a una sobreestimación del 152%, dependiendo del dispositivo que usaron y la cantidad que trataron de repartir.


“El error de medición ocasional puede no parecer mucho, pero los errores cometidos día tras día podrían conducir a la desnutrición, el aumento de peso o a la obesidad”, afirma el autor principal, el profesor Jason Coe, de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Guelph.


“Los dueños de perros pueden sobrealimentar fácilmente a sus animales si no miden las porciones correctamente, colocando a sus animales en riesgo de varias enfermedades relacionadas con la obesidad ", añade.


La solución, según Coe, es que los dueños de perros cambien su enfoque para medir la comida seca de sus perros. “El estándar de oro sería usar una báscula de cocina para pesar las porciones. Las escalas son precisas y dejan poco margen de error para garantizar que los perros no estén sobrealimentados ni insuficientemente alimentados”, explica.


El estudio, publicado en la revista BMJ Veterinary Record, reclutó a 100 dueños de perros y les pidió que usaran uno de los tres dispositivos de medición comunes para medir el pienso: una cuchara estándar de 2 tazas con marcas graduadas, que se vende en tiendas de mascotas; una taza medidora de líquido de 2 tazas; y una taza de plástico para medir alimentos secos de 1 taza.


Los investigadores pidieron a cada participante que tomara su dispositivo de medición asignado y midiera tres volúmenes de comida seca para perros: ¼ de taza, ½ taza y 1 taza. El volumen de comida para perros medido por los participantes se comparó con los pesos correctos, respectivamente.


Las porciones de los participantes variaron considerablemente, particularmente cuando se les pidió que repartieran el volumen más pequeño.


"Este hallazgo tiene implicaciones importantes para los perros pequeños, ya que generalmente reciben volúmenes más pequeños de alimentos. Incluso proporcionar una pequeña cantidad de más a un perro pequeño puede ser un aumento considerable en su ingesta calórica diaria poniéndolos en riesgo de aumento de peso por demasiada comida", asegura Coe.

Archivo