Hallan un peligro oculto en los perros de África

Investigadores han detectado un microbio potencialmente infeccioso humano en perros en Nigeria
|

Los perros en África tropical corren el riesgo de contraer tripanosomiasis canina si son mordidos por moscas tsetsé chupadoras de sangre que llevan tripanosomas, organismos microscópicos y unicelulares que se encuentran en el torrente sanguíneo. En los perros, esta enfermedad tiene un curso severo y a menudo es mortal. Los “ojos blancos” o la nubosidad corneal son uno de los signos característicos y obvios de la enfermedad.


Según explica la Universidad de Bristol, los perros enfermos sospechosos de tripanosomiasis son llevados al Hospital Veterinario de la Universidad de Nigeria (UNVTH) en Nsukka, donde el diagnóstico se basa en el examen de un frotis de sangre bajo el microscopio. “Si bien los tripanosomas se detectan fácilmente por su movimiento rápido entre las células sanguíneas, es difícil determinar las especies exactas de tripanosomas solo con microscopía”, indican.


Para ayudar con el diagnóstico, el Dr. Paschal Umeakuana de UNVTH contactó a la profesora Wendy Gibson de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Bristol, ya que el Grupo de Investigación de Tripanosomas de la Universidad de Bristol ha desarrollado métodos moleculares para la identificación de tripanosomas.


La colaboración condujo a la identificación precisa de los tripanosomas en 19 casos recientes de tripanosomosis canina referidos a UNVTH y estos resultados se publican en la revista Parasites & Vectors.


Wendy Gibson, profesora de Protozoología, cuenta que "para nuestra sorpresa, encontramos que dos de los perros portaban Tbg1, el tripanosoma que causa la mayoría de los casos de tripanosomiasis humana en África".


“La tripanosomiasis africana humana rara vez se encuentra en Nigeria hoy en día, y de hecho en otras partes de África tropical, ya que esta enfermedad mortal está en camino de eliminarse como un problema de salud pública. Según la Organización Mundial de la Salud, se informaron menos de 1.500 casos en 2017, mientras que muchos países de África tropical sufrieron epidemias devastadoras en el siglo pasado”, concluyen.

Archivo