Agricultura prepara un Real Decreto para actualizar el sector avícola

​El Ministerio de de Agricultura, Pesca y Alimentación considera necesario actualizar y revisar en profundidad la normativa de ordenación de la avicultura de carne y establecer una normativa específica para la avicultura de puesta
|

El sector avícola es un sector ganadero de gran importancia en España y que fruto tanto de la evolución de la normativa como de la sociedad ha ido cambiando y diversificando su actividad en los últimos años. Así, desde el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) consideran necesario actualizar y revisar en profundidad la normativa de ordenación del sector avícola y, por ello, están elaborando un Real Decreto.


Hasta el momento tan solo la avicultura de carne ha contado con una norma de ordenación, el Real Decreto 1084/2005, de 16 de septiembre, de ordenación de la avicultura de carne.


Por otro lado, hay que tener en cuenta que la avicultura de puesta no cuenta con una normativa específica de ordenación, y sin embargo se ha visto sometida a fuertes cambios, sufriendo una evolución aun mayor que la de carne, y además debe enfrentarse a los mismos retos que el resto de las producciones ganaderas. “Por ello resulta indispensable incluir a la avicultura de puesta en esta normativa de ordenación del sector avícola”, apuntan desde el MAPA.


Desde el Ministerio señalan que algunos de los retos más importantes a los que se enfrenta la producción avícola los encontramos en el ámbito de la sanidad animal y del medioambiente, que obligan a introducir mejoras en la gestión de las granjas para poder abordarlos.


En el ámbito sanitario hay que destacar la importancia de armonizar e incrementar las medidas de bioseguridad con la finalidad de evitar la entrada y propagación de enfermedades que podrían dar lugar a pérdidas tanto directas en la propia granja, como indirectas en el conjunto del sector por efectos perjudiciales en el mercado nacional y mucho más trascendentes en el mercado internacional.


Así mismo, hay que tener en cuenta que, en la lucha frente a las enfermedades animales, la prevención es fundamental, para la cual juega un papel básico la bioseguridad, pero también el tratamiento de las mismas se hace necesario. En este sentido, hay que señalar que, si bien el uso de antimicrobianos en la producción avícola resulta imprescindible en determinadas circunstancias, también puede contribuir al incremento de las resistencias antimicrobianas por lo que se debe hacer hincapié en el uso responsable de los medicamentos veterinarios.


En cuanto al ámbito medioambiental, las emisiones de gases contaminantes a la atmosfera se han convertido en uno de los principales problemas a nivel mundial. En concreto, la producción avícola tiene una repercusión significativa en la producción de nitratos y emisión de amoniaco a la atmosfera.


En lo relativo al bienestar animal, es necesario consolidar el marco normativo actual, dedicando los esfuerzos a una mejora en la implementación de la normativa vigente.


Por lo tanto, ante todos estos retos a los que se enfrenta la producción avícola y con la necesidad de integrar a la actividad de puesta, MAPA ve necesario establecer una norma enfocada a encauzar la producción de una manera ordenada buscando los máximos estándares sanitarios, de bienestar animal y medioambientales que alineen al sector avícola con las demandas de la sociedad. Todos estos objetivos se engloban dentro de la norma y son los que dan lugar a las disposiciones establecidas en la misma. 

Archivo