María Luisa Carcedo durante su comparecencia.

Sanidad revisará el sistema y el protocolo de la listeria

​La ministra avanza que “desde hace meses, el Ministerio trabaja en un nuevo decreto de vigilancia en salud pública para que se incremente la calidad de las notificaciones de las enfermedades de declaración obligatoria, como la listeria"
|

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social en funciones, María Luisa Carcedo, ha comparecido este pasado jueves a petición propia en el Congreso de los Diputados para explicar la acción del Gobierno de España durante el desarrollo de la crisis de intoxicación alimentaria asociada al brote de listeriosis originado en Andalucía.


Carcedo ha iniciado su comparecencia en la Comisión de Sanidad, Consumo y Bienestar Social del Congreso mostrando su solidaridad con las personas afectadas por el brote, los familiares de los fallecidos y las mujeres que han sufrido abortos o muertes fetales intrauterinas. “Mi más sincera solidaridad y profundo pesar en nombre del Gobierno de España”.


“Sé que esto no es suficiente y que la reparación fundamental que estamos obligados a darles es la determinación de las causas y circunstancias en la que se ha producido este brote y la adopción de decisiones que permitan evitar que esto vuelva a ocurrir”, ha destacado la ministra.


Asimismo, Carcedo ha tenido palabras de agradecimiento para los profesionales sanitarios del Sistema Nacional de Salud y de la seguridad alimentaria “que han trabajado tanto en la atención a los pacientes como en la contención del brote”.


En su comparecencia, la ministra ha recordado que las Consejerías de Sanidad tienen plena autonomía para el ejercicio de sus competencias, dentro de un marco comunitario de legislación.


En materia de seguridad alimentaria corresponde a las CCAA, entre otros, el control sanitario de la producción, almacenamiento, transporte, manipulación y venta de alimentos o bebidas relacionados con la alimentación humana; y el estudio, vigilancia y análisis epidemiológico de los procesos que inciden positiva y negativamente en la salud humana.


“Las CCAA son la autoridad competente para evaluar y dar el visto bueno al sistema de autocontrol de las empresas o establecimientos alimentarios”, ha señalado la ministra. “Los responsables de las empresas deberán aportar a la administración pruebas que evidencien el buen funcionamiento del mismo”.


El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social es el responsable de la coordinación de la red de alerta de Salud Pública y de la red que vela por la seguridad alimentaria.


CRONOLOGÍA DE ACTUACIONES


María Luisa Carcedo ha explicado que fue el viernes 16 de agosto cuando las autoridades sanitarias andaluzas informan oficialmente de la existencia de un brote de intoxicación alimentaria provocado por listeria y asociado al consumo de carne mechada de la marca La Mechá.


La información fue comunicada a través de las dos redes de alertas nacionales. La primera, el Sistema de Alerta Precoz y Respuesta Rápida que vela por la salud pública, dependiente del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. Y en segundo lugar, el Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información que vigila la seguridad alimentaria, dependiente de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición.


El Ministerio activa “inmediatamente” las dos redes nacionales de alerta que trasladan diariamente la información a todas las CCAA ante la posibilidad de aparición de casos. “También para que localicen e inmovilicen el producto asociado al brote que haya podido llegar a sus territorios”.


El 20 de agosto, las redes nacionales comunican el brote a la Red de Alerta Rápida y Respuesta de la UE y a la Organización Mundial de la Salud. También a la Red de Alerta Alimentaria de la UE y a INFOSAN, la red de alerta alimentaria global (OMS/FAO).


“Desde el día 20 de agosto hasta el momento actual se han producido numerosos intercambios de información entre la Junta y las redes de alerta”, ha indicado la ministra.


En particular, por parte de la Junta, se ha remitido información referida a la toma de muestras, los productos analizados, resultados de los análisis, las cantidades retiradas, localización y el destino del producto. También, sobre los casos sospechosos y confirmados y las características de estos casos.


Por parte del Ministerio, Carcedo ha explicado que se han realizado “sugerencias a la Junta sobre la ampliación de la alerta alimentaria a otros productos; se ha solicitado varias veces aclaración sobre la información remitida y una descripción más precisa de los casos, información esencial para la óptima gestión del brote”.


“La calidad y oportunidad de la información que la Junta ha ido proporcionando a la red de alertas ha mejorado a lo largo de la crisis”, ha apuntado la ministra. “Una mejora que ha coincidido con la remisión del brote”.


Además de las actuaciones realizadas en el marco de las redes de alerta, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha realizado otras actuaciones dirigidas a mejorar la gestión del brote, informar e intercambiar información “y detectar oportunidades de mejora inmediata y a medio plazo”.


La ministra se ha referido a la creación el 19 de agosto del Comité de Coordinación y Seguimiento del brote de Listeria, compuesto por responsables y técnicos ministeriales, y que se reúne todos los días desde entonces para valorar la situación y adoptar las decisiones oportunas.


Asimismo, el Ministerio se puso a disposición de las autoridades sanitarias andaluzas desde el primer momento y ofreció que sus técnicos acudieran a las reuniones del comité de seguimiento de crisis organizado en Sevilla. Una oferta que se materializó en una reunión el 26 de agosto en la capital hispalense.


Ese mismo 26 de agosto, la Ministra se reúne con los Consejeros de Sanidad de las CCAA con el propósito de intercambiar información sobre el brote.


Los días 29 y 30 de agosto, el presidente de la AESAN, Faustino Blanco, reúne de forma extraordinaria a todos los órganos colegiados de dicha agencia, donde están representadas las CCAA, la FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias), sociedades científicas y consumidores, para trasladarles información y revisar actuaciones.


ASPECTOS DE MEJORA


“La red nacional de alertas ha estado vigilante y ha trabajado para la adecuada asistencia a los afectados y para eliminar los riesgos asociados al brote”, ha señalado la ministra durante su comparecencia. “La red de alertas ha funcionado pero debemos analizar cualquier posibilidad de mejorarla”.


“Sabemos que hay aspectos de la Ley General de Salud Pública que están pendientes de desarrollo”, ha añadido Carcedo.


La ministra ha avanzado que, desde hace meses, el Ministerio trabaja en un nuevo decreto de vigilancia en salud pública para que se incremente la calidad de las notificaciones de las enfermedades de declaración obligatoria, como la listeria, y se agilice la intervención de las administraciones sanitarias, entre otras medidas.


Nuestro sistema de listeria está en línea con la legislación europea, ha destacado la ministra. “Sin embargo, el Ministerio va a proponer una revisión del sistema y del protocolo de la listeria” en el marco de la Ponencia de Vigilancia de la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, del que forman parte las CCAA.


COMUNICACIÓN PÚBLICA


Para el Ministerio ha sido una prioridad trasladar a la ciudadanía la información actualizada relativa al brote de listeriosis originado en Andalucía desde que se conoció la alerta. También, trasladar recomendaciones relevantes sobre salud pública y las actuaciones de la red de alerta de seguridad alimentaria.


Además de comunicar la información recibida por parte de la Junta de Andalucía a las autoridades sanitarias autonómicas, el ministerio abrió una sección de Alertas en la portada de la página web, se informó diariamente a través de las redes sociales y se elaboró un documento específico de preguntas/respuestas ante las posibles dudas de la ciudadanía.


El 4 de septiembre se convocó al Consejo Nacional de Consumidores y Usuarios con el fin de trasladarles la información y escuchar sus sugerencias y aportaciones.


La ministra ha insistido en que España tiene un alto nivel en todos los aspectos relacionados con la seguridad alimentaria, reconocido internacionalmente.

Archivo