La veterinaria Jennifer Graham examinando a un conejo.

El ultrasonido permite un mejor diagnóstico en conejos mascotas

​Un nuevo estudio muestra que la utilización del ultrasonido para problemas gastrointestinales en conejos puede ayudar a detectar enfermedades potencialmente mortales en estos animales
|

Los problemas gastrointestinales son una de las emergencias más comunes que llevan a los conejos mascotas al veterinario.


Los conejos desarrollan complicaciones potencialmente mortales con bastante facilidad debido al estrés, una dieta inadecuada, enfermedades dentales, exposición a toxinas como el plomo y otras circunstancias comunes. "Son pequeños animales muy sensibles", explica Jennifer Graham, jefa del Servicio de Medicina Animal Zoological Companion en la Escuela Cummings. “Cuando se trata de problemas gastrointestinales, los conejos pueden morir en un período mucho más corto que los perros o los gatos. Si un conejo no ha comido ni defecado en doce o veinticuatro horas, el dueño debe llevarlo a una clínica de inmediato", advierte.


Sin embargo, muchas enfermedades y problemas gastrointestinales parecen iguales en conejos domésticos. Saber si, y cómo, funciona el intestino podría ayudar a los veterinarios a reducir la lista de posibles causas para comenzar el tratamiento.


Con eso en mente, Graham y sus socios de investigación en la Escuela Cummings estudiaron recientemente si el ultrasonido puede revelar el movimiento normal o la motilidad del sistema gastrointestinal de los conejos.


Se han realizado estudios similares en humanos, caballos y perros, y como resultado, los médicos utilizan el ultrasonido para observar el movimiento del tracto gastrointestinal y evaluar la motilidad. Con la información sobre la motilidad normal, la ecografía se puede utilizar mejor para diferenciar enfermedades y afecciones subyacentes.


Para el estudio, los investigadores utilizaron ultrasonido para observar los tractos gastrointestinales de diez conejos mascotas sanos llevados al veterinario para exámenes de rutina. También usaron ultrasonido para observar el tracto gastrointestinal en once conejos esterilizados y castrados, tanto antes como después de que las mascotas fueran sedadas.


"Si los conejos enfermos están dolorosos y estresados, podemos usar un sedante para ayudarlos a sentirse más cómodos", apunta Graham. "Queríamos saber si los sedantes afectan la motilidad del tracto gastrointestinal de un conejo hasta el punto de que cambia lo que vemos con el ultrasonido".


Así, los investigadores informaron que el ultrasonido puede mostrar con precisión la motilidad normal en el intestino delgado de los conejos. La ecografía también parecía una forma precisa de evaluar el movimiento del intestino delgado, independientemente de si los conejos habían sido sedados.


La investigación ayuda a allanar el camino para que los veterinarios utilicen mejor la técnica de imagen para diagnosticar conejos con síntomas gastrointestinales. El ultrasonido puede tener algunos beneficios sobre las radiografías (rayos X), los cuales son métodos no invasivos comúnmente utilizados para observar los sistemas gastrointestinales de los conejos.


Para empezar, "es posible que podamos realizar algunas ecografías con un conejo sentado en posición vertical como lo haría normalmente, en lugar de tener que estirarlo para tomar radiografías", una posición que puede requerir que la mascota esté sedada, agrega Graham. Si bien las radiografías pueden revelar una acumulación de gas en un conejo mascota que señala un problema, no muestran el movimiento del tracto gastrointestinal. "Entonces, el ultrasonido nos da información sobre cómo funcionan realmente los intestinos en lugar de proporcionar una imagen estática", indica la experta.


Graham espera que este estudio ayude a algunos conejos a evitar cirugías innecesarias.

Archivo