Advierten que el libre comercio de la UE pone en riesgo el bienestar animal

Indican que los productos importados de carne de vacuno se producen en países donde los requisitos en materia de salud, trazabilidad y bienestar son significativamente menores que en Europa
|

Las asociaciones de productores de vacuno de carne de la Unión Europea, que incluye a la Asociación Española de Productores de Vacuno de Carne (Asoprovac), han emitido un comunicado en el que trasladan su preocupación por la reciente proliferación de acuerdos de libre comercio en la UE, “abriendo aún más la importación de carne en condiciones de producción que no respetan los estándares de la UE”, señalan.


Según explican, estos acuerdos contradicen los compromisos asumidos con los 500 millones de consumidores europeos con respecto a los requisitos sanitarios, de trazabilidad y respeto por el medio ambiente o el bienestar animal, al tiempo que desestabiliza la producción ganadera europea.


“La Comisión Europea, al permitir importaciones de carne de vacuno en el mercado europeo por debajo del estándar está traicionando a los productores y a los consumidores europeos con respecto a los estándares de producción de carne. A pesar de que la UE ya importa 340.000 toneladas anuales desde terceros países. La marcada agenda política de acuerdos está intensificando aún más esta situación al acordar un aumento en los volúmenes importados (CETA, Mercosur, ...) o futuras concesiones a otros socios (luz verde reciente de 35,000 toneladas desde EE. UU.)”, manifiestan.


En dicho comunicado aseguran que estos productos importados de carne de vacuno se producen en países donde los requisitos en materia de salud, trazabilidad y bienestar ambiental son significativamente menores, incluido el uso de sustancias prohibidas en Europa para la alimentación del ganado como los antibióticos con efecto de promotores de crecimiento, harinas de carne...


Acusan de esta situación a la Comisión Europea, y en particular a la Dirección General de Salud y Protección del Consumidor (DG SANCO), “supuesto guardián del respeto de las normas impuestas a los productores europeos, en términos de seguridad sanitaria y particularmente del medioambiente, tan promovido entre los consumidores europeos”.


Los productores europeos no están en contra del libre intercambio de bienes y productos. Están en contra de acuerdos internacionales que permiten la entrada de bienes y productos de terceros países que no cumplen con las normas europeas que ellos mismos deben cumplir a diario para garantizar la trazabilidad, la calidad y la seguridad de los alimentos, el control del medio ambiente y bienestar de los animales.


Así, resaltan que no están dispuestos a sufrir una competencia desleal de productos producidos bajo sistemas que no se ajustan a la norma europea.


Los principales representantes de los productores europeos afirman que en caso de aprobarse los acuerdos comerciales de CETA, Mercosur y el último acuerdo de la UE con EE. UU., en las condiciones actuales, además de ser contrarios a lo que esperan los consumidores en la Unión Europea, se sacrificará al sector de la carne de vacuno, causando daños irreparables al mundo rural europeo.


Las asociaciones de productores que firman esta declaración solicitan a la Comisión Europea y a los gobiernos que prohíban las importaciones de carne de vacuno por debajo de los estándares de la UE.

Archivo