Evitar y prevenir zoonosis en verano

Proteger la salud humana y animal y cuidar el ambiente residencial y laboral habitual son los principales focos de actuación para evitar y prevenir las zoonosis
|

Las conocidas como enfermedades zoonóticas son un grupo de patologías de índole infecciosa que son transmitidas de forma natural desde los animales a los seres humanos. Según recoge la Organización Mundial de la Salud (OMS), el mayor riesgo de transmisión de enfermedades zoonóticas se produce en la interfaz entre el ser humano y los animales a través de la exposición directa o indirecta a estos últimos, a sus productos derivados –carne, leche o huevos, por ejemplo-, o a su entorno.


Desde el Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Cádiz señalan que la temporada estival suele ser una época del año especialmente sensible para la transmisión de enfermedades zoonóticas.


Por ello, aconsejan tomar conocimiento de las zoonosis más frecuentes.


En primer lugar, resaltan la leishmaniosis. “Transmitida por la picadura del mosquito Flebotomus perniciosus, se ha convertido en la mayor parte de España una enfermedad endémica. Para los animales es muy grave, pero se puede controlar con medicación y revisiones periódicas”, apuntan.


Sus síntomas son descamaciones cutáneas, pérdida de peso, zonas sin pelo, úlceras cutáneas y mucosas, hemorragias nasales y diarreas que no remiten. Por norma general, el sistema inmune humano está preparado para combatir esta enfermedad. La mejor manera de prevenirla es centrarse en evitar la picadura del mosquito usando repelentes tanto en domicilios como en el perro.


Otra enfermedad destacable es la toxoplasmosis. “La suelen transmitir los gatos, a quienes les causa una leve apatía y diarrea. En el caso del hombre puede generar un cuadro leve, que se manifiesta en forma de resfriado. Esta enfermedad tiene mayor relevancia en mujeres embarazadas, en las que puede ocasionar malformaciones o abortos. El contagio se produce comiendo carne poco hecha o verdura mal lavada, o bien a través del contacto directo con los huevos (ooquistes) de toxoplasma que están en las heces de los gatos”.


Para prevenir dicha enfermedad recomiendan limpiar adecuadamente y siempre con guantes de goma todos los utensilios utilizados por el gato, cocinando bien la carne o lavando bien las verduras.


La leptospirosis, se trata de una enfermedad grave causada por la bacteria Leptospira y es frecuente en países tropicales y subtropicales, afecta al hígado y al riñón del animal infectado y sus síntomas son fiebre, pérdida de apetito e ictericia (coloración amarillenta de la piel y las mucosas debido al aumento de la concentración de la bilirrubina en la sangre). Los animales infectados eliminan el microorganismo por la orina contaminando suelos, aguas y vegetales, de manera que el contagio al ser humano se produce al entrar en contacto con estos elementos contaminados. La prevención se realiza por vacunación anual y el control higiénico.


También reseñables son la campylobacteriosis, rabia y tiña.


En el caso de la campylobacteriosis, se transmite consumiendo alimento y agua contaminada. Provoca diarrea, fiebre y sangre en las heces, y la mayor parte de las personas se recuperan por sí mismas sin ayuda de fármacos. Las medidas preventivas son guardar una buena higiene en la manipulación de los alimentos. Por su parte, para la rabia, que se contagia por mordedura o contacto directo de mucosas o heridas con la saliva del animal infectado, la mejor herramienta preventiva es la vacunación de la mascota.


Por último, la tiña, una infección cutánea que causa un hongo y afecta a la piel tanto de los animales como de las personas, dándose en cualquier parte del cuerpo, suele ser frecuente en perros y gatos que pasan mucho tiempo fuera de casa. El hecho de bañar con mucha frecuencia a las mascotas hace que sean más susceptibles a contraer la tiña, pues el baño elimina el sebo protector de la piel. No existe ninguna vacuna eficaz para los animales, por lo que la mejor prevención consiste en extremar las medidas higiénicas.


MASCOTAS SANAS


Desde la institución colegial remarcan la importancia de mantener a los animales de compañía en su estado de salud óptimo siempre llevando a rajatabla las indicaciones que proporciona el veterinario de cabecera en las revisiones y visitas periódicas.


Además, piden precaución ante ciertos contactos con los animales, lamidos en alguna lesión o herida. “Cuando se trata de un animal desconocido y del que no se tienen garantías, evitar su contacto. Este consejo tiene especial interés para las embarazadas”, indican.


Asimismo, advierten que, si se produce una mordedura o arañazo por parte de cualquier animal del que no se sepa sobre sus cuidados y estado de salud, se debe consultar al médico de cabecera siempre. “Cabe mencionar el conocido arañazo de gato "Bartonella Henselae", una infección que, se cree, se trasmite por arañazos y mordeduras de gatos y picaduras de pulgas”, explican.


Ante una mascota enferma, aconsejan extremar las precauciones en su manejo, aumentando la frecuencia de lavado de manos y cambiándonos de ropa antes de volver a entrar en contacto con otro animal.

Archivo