Investigan alternativas a los opioides para perros con dolor

Uno de los objetivos es descubrir si el uso de menos o ningún opioide después de la cirugía da como resultado estancias hospitalarias más cortas para las mascotas
|

Los opioides se encuentran entre los analgésicos más efectivos en perros y gatos, pero en EEUU se ha vuelto difícil para los hospitales veterinarios acceder a estos medicamentos. Esto, junto con el potencial abuso de opioides por parte de los dueños de mascotas, hace que sea cada vez más imperativo que los veterinarios busquen alternativas.


Así, el hospital veterinario Henry and Lois Foster Hospital for Small Animals se ha inscrito en un estudio clínico para comparar opciones para perros que necesitan someterse a una cirugía de espalda. El equipo de investigación espera demostrar que las técnicas de conservación de opioides posquirúrgicos son tan efectivas como las dependientes de opioides que se usan predominantemente en la práctica veterinaria.


"Decidimos centrarnos en los perros sometidos a cirugía de columna porque los veterinarios ya están usando diferentes protocolos de dolor en estos pacientes", explica Ane Uriarte, neurocirujana y neuróloga del Hospital Henry and Lois Foster, "pero no ha habido estudios sobre cuáles funcionan mejor que otros", añade.


Uriarte y la residente de neurología Miranda Gallo, idearon un plan para comparar tres enfoques de manejo del dolor con la ayuda de la ex residente de anestesia Rebecca Reader, y la anestesióloga Emily McCobb.


Cada perro en el estudio será asignado aleatoriamente a uno de los tres planes, todos los cuales son efectivos para controlar el dolor después de la cirugía de espalda. Los perros también serán evaluados frecuentemente para que puedan recibir medicamentos adicionales si fuera necesario.


El primer enfoque es el protocolo tradicional de opioides, el segundo usa un opioide de forma intermitente y el último evita los opioides por completo. "Nuestro objetivo principal es comparar la efectividad de los tres protocolos", indica Uriarte. "Hemos visto que los dos enfoques de ahorro de opioides funcionan al menos tan bien como el estándar de la industria, pero queremos proporcionar datos que lo demuestren", agrega.


El segundo objetivo más ambicioso de los investigadores es descubrir si el uso de menos o ningún opioide después de la cirugía da como resultado estancias hospitalarias más cortas para las mascotas. Ha habido un enfoque creciente en la medicina humana en la "recuperación mejorada después de la cirugía", apunta Uriarte, para evaluar cómo factores como comer, caminar e hidratarse afectan la estadía de un paciente en el hospital y la recuperación posterior. "En medicina humana, hemos visto evidencia de que los opioides posquirúrgicos pueden prolongar la estadía en el hospital. Entonces tiene sentido buscar alternativas", afirma la neurocirujana y neuróloga.


Por su parte, McCobb señala que "la mayoría de los pacientes recibirán al menos una dosis de un opioide durante una operación, ya que estos medicamentos siguen siendo el estándar de oro para el dolor quirúrgico”.

Archivo