Carlino.

Los dueños de perros braquicéfalos no son conscientes de sus problemas de salud

Los problemas de salud más comunes de estas razas son alergias, úlceras corneales, infecciones de pliegues cutáneos y obstrucción de las vías aéreas
|

Un nuevo estudio sobre los dueños de perros braquicéfalos revela vínculos estrechos entre ellos y sus mascotas.


La investigación, dirigida por el Royal Veterinary College en colaboración con la Universidad de Edimburgo y la Universidad de Nottingham Trent, reveló que habían distorsionado las percepciones de la salud de sus perros, lo que podría explicar la popularidad de estas razas con problemas de salud.


Las razas de perros braquicéfalas, como el carlino y el bulldog francés e inglés, suelen ser más propensos a los problemas de salud debido a la forma de su cuerpo.


Sin embargo, a pesar del mayor riesgo de sufrir problemas de salud, que a menudo son dolorosos y 

angustiosos, estas razas han aumentado dramáticamente su popularidad en la última década. Este nuevo estudio incluyó a propietarios de más de 2.000 carlinos, bulldogs franceses e ingleses, y estos caninos tenían una edad promedio de 2,17 años, lo que sugiere un aumento particularmente pronunciado y reciente de la propiedad. El bulldog francés es ahora la raza más popular del Reino Unido, pero las razones para esto son poco conocidas.


De manera preocupante, los académicos encontraron que, si bien una quinta parte de los perros en este estudio se habían sometido a al menos una cirugía correctiva, solo el 6,8% de los dueños consideran que su perro es menos saludable que el promedio para su raza.


Otros diagnósticos comunes entre estas razas incluyeron alergias (27%); úlceras corneales (15,4%); infecciones de pliegues cutáneos (15%) y obstrucción de las vías aéreas (11.8%). Hasta cierto punto, los propietarios estaban al tanto de tales problemas de salud en su propio perro, con un 17.9% reportando problemas respiratorios y un 36.5% reportando un sobrecalentamiento. Sin embargo, el 70.9% de los dueños consideraban que su perro se encuentra en "muy buena salud" o "la mejor salud posible".


Esto sugiere que los propietarios intentan racionalizar los problemas con sus propios perros, a pesar de ser conscientes de los problemas significativos con las razas braquicefálicas en general. Esta percepción puede alimentar la creciente popularidad de estos perros.


Rowena Packer, investigadora en el Royal Veterinary College y líder del estudio, indica que, “dado que el Reino Unido experimenta una crisis braquicéfala, es vital una mayor comprensión de las relaciones entre los dueños y los perros de estas razas. Las fuerzas emocionales pueden triunfar sobre la racionalidad, ya que los dueños claramente aman a sus perros, pero consideran que los niveles altos de enfermedades son saludables para estas razas”.


Por su parte, Dan O'Neill, profesor titular del Royal Veterinary College y presidente del Grupo de Trabajo Braquicefálico del Reino Unido, apunta que, "después de casi una década trabajando con perros braquicefálicos, me he dado cuenta de que el problema es tanto un problema humano como problema del perro. Como seres humanos, diseñamos, criamos y elegimos los perros que poseemos, pero nuestros perros tienen que vivir, para bien o para mal, con esos resultados. Una comprensión más profunda de los motivos humanos de nuestras elecciones puede ayudarnos a tomar mejores decisiones y mejorar el bienestar de nuestro "mejor amigo".

Archivo