La reunión mantenida entre los representantes de la Xunta de Galicia y Asaga.

Galicia informará a los ganaderos de qué manera hacer frente al jabalí

​La Xunta de Galicia está actuando ante esta problemática a través de ayudas para prevenir y paliar los daños causados por los jabalís en algunas explotaciones, y ampliando el periodo hábil de caza, entre otras medidas
|

La Consejería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda de la Xunta de Galicia y la Asociación Agraria de Galicia (Asaga) abrirán una línea de colaboración en los próximos meses con el fin de informar y asesorar al sector ganadero sobre la problemática del jabalí y las distintas líneas de ayuda y medidas adoptadas por la Administración autonómica con el fin de minimizar los efectos de esta especie sobre las explotaciones agroganaderas.


Así lo acordaron la directora general de Patrimonio Natural, Belén do Campo, y el presidente de Asaga, Francisco Bello, en el transcurso de una reunión para analizar el impacto que, recientemente, están ocasionando en la comarca pontevedresa del Deza las incursiones de jabalís sobre los pastos, maizales y huertas de esta zona.


Tras trasladarle a Bello que la Xunta comparte la preocupación del sector por un problema común al conjunto de Galicia, Belén do Campo le explicó los pasos dados más recientemente por su departamento con el doble objetivo de, por un lado, aminorar los daños ocasionados por el jabalí en el sector primario y, por el otro, controlar la tendencia poblacional en aumento que presenta esta especie en la comunidad en los últimos años.


Así, la directora recordó que el Comité Gallego de Caza, en su reunión de marzo, acordó ampliar en casi un mes el período hábil de caza del jabalí durante la próxima temporada, de manera que se prolongará de 24 de agosto de este año a 29 de febrero de 2020. Con el mismo objetivo de asegurar y facilitar un control de la especie, do Campo añadió que en esa reunión los miembros del Comité también decidieron revisar, siempre de acuerdo con la Ley de Caza, la gestión cinegética en los vedados de caza para permitir, exclusivamente, la captura de jabalís con el fin de optimizar el aprovechamiento y control de su población.


Además, fuera del período hábil de la especie, explicó que la Consejería de Medio Ambiente autoriza también todas aquellas acciones de caza que se solicitan en zonas afectadas por ataques de jabalís, siempre y cuando se acrediten debidamente los daños ocasionados. Así, a modo de ejemplo, do Campo recordó que solo en la temporada 2018-2019, ya se llevan concedido 65 permisos para batidas de jabalí en la comarca del Deza, una de las que recientemente está resultando más afectada por este problema.


Este tipo de medidas y decisiones, como explicó Belén do Campo, complementan y se suman al paquete de ayudas que la Consejería de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda puso este año a disposición del sector.


Así, hace falta recordar que el pasado mes de diciembre se convocaron dos órdenes de ayudas para paliar los daños que provocan las especies silvestres sobre los cultivos agrarios (en el caso del jabalí) o en las explotaciones ganaderas (en el caso del lobo) a las que se sumó, en enero, una nueva línea para acciones de prevención de daños por fauna salvaje. En total, la Xunta movilizará 1,4 millones de euros en medidas de prevención y compensación por daños de la fauna silvestre.


Por este motivo, la directora general se comprometió a impulsar una vía de colaboración con Asaga para dar a conocer y asesorar sobre todas estas acciones al sector agroganadero de las zonas más afectadas por la presencia del jabalí, con el objetivo de minimizar el impacto causado por las incursiones de estos animales en granjas y explotaciones ganaderas.

   Los veterinarios atribuyen la sarna a la superpoblación de especies
   El jabalí solo es responsable de la transmisión local de la PPA
   Muestran como la bioseguridad puede prevenir enfermedades en el ganado

Archivo