Cohen junto a un perro en e refugio de animales. Foto de Cadence Baugh Chang, Universidad de Indiana.

Elegir el perro perfecto plantea desafíos similares a las citas

La investigación de los psicólogos de la Universidad de Indiana que estudian la elección de relaciones podría ayudar a mejorar el proceso de adopción de mascotas
|

Los psicólogos de la Universidad de Indiana que estudian cómo las personas eligen a sus cónyuges han centrado su atención en otra relación importante: la elección de un compañero canino.


Su trabajo, publicado en la revista Behavior Research Methods, encontró recientemente que, cuando se trata de amor de perros, el corazón no siempre sabe lo que quiere.


Los resultados, que pueden ayudar a mejorar el proceso de adopción de mascotas, se basan en datos de un refugio de animales con el que han trabajado.


"Lo que mostramos en este estudio es que lo que las personas dicen que quieren en un perro no siempre está en sintonía con lo que eligen", señala Samantha Cohen, quien dirigió el estudio como estudiante de doctorado del Departamento de Psicología de la Universidad.


Cohen explica que durante la investigación “era mi responsabilidad hacer coincidir los perros con las personas según sus preferencias, pero a menudo me di cuenta de que los visitantes finalmente adoptarían otro perro diferente a mi sugerencia original". "Este estudio proporciona una razón: solo algunos rasgos deseados tienden a cumplirse por encima del azar, lo que significa que pueden tener un mayor impacto en la selección de perros", afirma.


¿CÓMO SE LLEVÓ ACABO EL ESTUDIO?


Los investigadores clasificaron a los perros según 13 rasgos: edad, sexo, color, tamaño, raza pura o no, entrenamiento previo, nerviosismo, protección, inteligencia, excitabilidad, nivel de energía, juego y amabilidad. Examinaron las preferencias de 1.229 personas que visitaron perros en el refugio de animales.


Encontraron una desconexión similar en la investigación sobre citas rápidas dirigida por su profesor Peter Todd, quien ha demostrado que las preferencias románticas de las personas tienden a no coincidir con las parejas que eligen.


Aunque la mayoría de los participantes en el estudio de adopción de perros mencionaron muchos de los rasgos que preferían, con la "simpatía" como la más popular, en última instancia seleccionaron a los perros con preferencias más consistentes, como la edad o si era juguetón, sugiriendo que otros, como el color o la raza pura, ejercen menos influencia en la toma de decisiones.


"Como han demostrado varios psicólogos en los experimentos de citas rápidas, el atractivo físico es muy importante", asegura Cohen. "La mayoría de la gente piensa que tiene un perro bonito", añade.


DESAFÍOS A LOS QUE SE ENFRENTA EL FUTURO DUEÑO DE PERRO


Cohen describe algunos desafíos a los que se enfrentan los aspirantes a dueños de perros.

En primer lugar, asegura que los adoptantes se centran en un tipo. “Iban al refugio con una idea sobre la mascota perfecta y dejaban escapar otros por el énfasis excesivo a unos rasgos físicos y de personalidad específicos”.


Por otra parte, le sorprende que los adoptantes y los refugios a menudo usaban diferentes rasgos para describir al mismo perro. Estos incluían rasgos subjetivos, como la obediencia y la alegría, así como rasgos aparentemente objetivos, como el color.


También resalta la importancia de las señales, “las personas que nunca han tenido un perro pueden no comprender las implicaciones de ciertos comportamientos. Un perro visto como ‘juguetón’ en el refugio puede ser ‘destructivo’ en una casa pequeña, por ejemplo”, advierte.


Además, explica que los refugios son entornos de gran estrés para los perros, cuyas personalidades pueden cambiar cuando están más relajados en casa.


Para mejorar las adopciones de mascotas, Cohen aconseja a los refugios para animales que indaguen más sobre las personas para saber si tienden a confiar en ciertos rasgos cuando eligen a un perro, lo que podría facilitar la correspondencia entre los adoptantes y los perros.


Asimismo, sugiere que los refugios consideren intervenciones, como la colocación temporal del animal en un ambiente más tranquilo, “para ayudar a los perros estresados o poco socializados a mostrar su nivel típico de rasgos deseables, como la amabilidad”, apunta.


Finalmente, Cohen recomienda precaución sobre la adopción en internet, ya que los adoptantes dependen de la descripción de los perros de otra persona.

   Adoptar una mascota no es tener un juguete (VÍDEO)

Archivo