El gato Félix.

Un gato sobrevive a un programa de 35 minutos de lavadora

​Actualmente el animal está mejorando, puede ver y ha comenzado a comer, pero está conectado a oxígeno
|

A Stefani Carroll-Kirchoff, ciudadana de Minnesota (Estados Unidos), se le coló en la lavadora su gato Félix sin que se diera cuenta. En declaraciones recogidas por diversos medios locales, ella reconoce que "nunca lo he visto entrar en la lavadora o secadora, pero había oído que esto sucedía", señala. En esta ocasión parece que no revisó correctamente y el gato se quedó dentro y sufrió un programa de lavado de 35 minutos.


Carroll-Kirchoff encontró al gato empapado, apenas respiraba, confundido, incapaz de ver y con moratones por todo el cuerpo, pero seguía vivo.


Inmediatamente la familia llevó al animal de urgencia al veterinario. A su llegada, según explica la hija de la familia, Asha Carroll, Félix tenía líquidos en los pulmones y lo conectaron a oxígeno. “Su ritmo cardíaco y su presión arterial disminuyeron al llegar, y se sospecha que tiene hipotermia. Está experimentando ceguera, que podría ser temporal o permanente”, explica en un crowfunding que han creado para financiar las facturas del veterinario.


Actualmente el animal está mejorando, puede ver y ha comenzado a comer, pero sigue conectado a oxígeno.


Carroll-Kirchoff ha explicado a los medios que nunca se lo perdonará, "he estado en shock los últimos días. Esto me va a perseguir para el resto de mi vida".


La propietaria trabaja en un salón de peluquería de mascotas y ha sido propietario de un gato durante 11 años. También es voluntaria en un centro de rehabilitación de vida silvestre en su tiempo libre. "Esto me ha dado una razón más para luchar por los animales y su bienestar", asegura.

Archivo