Hallan bacterias resistentes a medicamentos en moscas de hospitales

​Las moscas pueden propagar bacterias que están adheridas a sus patas o que están en sus heces
|

Las infecciones adquiridas en el hospital son muy comunes y representan un grave riesgo para los pacientes que ya están debilitados por otra afección médica. Aunque los hospitales toman varias medidas para evitar este tipo de infecciones, hay una cosa que a menudo pasan por alto: los insectos.


Un nuevo estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad de Aston (Reino Unido) ha analizado el problema de los insectos en los hospitales. “Nuestra investigación sugiere que deberíamos estar más preocupados por los insectos voladores porque varias moscas atrapadas en hospitales ingleses portaban bacterias resistentes a los medicamentos”, señala Federica Boiocchi en The Conversation.


Capturaron aproximadamente 20.000 moscas de 7 hospitales ingleses. “Colocamos las trampas en áreas donde se preparan o almacenan alimentos, así como salas, unidades neonatales y unidades de maternidad”, explica.


La mayoría de los insectos que recolectaron durante 18 meses fueron Diptera, moscas. Las especies de Diptera incluyen moscas domésticas, moscas de drenaje y mosquitos, entre otras.


BICHOS EN BICHOS


Los expertos determinaron cuántas y qué bacterias estaban en las moscas que atraparon y si esas bacterias eran resistentes a los medicamentos. “Analizamos varias familias de moscas y encontramos 86 cepas bacterianas. Las enterobacterias, una familia que incluye E. coli y Klebsiella, fueron las más comunes, representando el 41%, seguidas por Bacillus (que incluye el virus de la intoxicación alimentaria B. cereus) con un 24% y estafilococos (que incluyen S. aureus, a causa de infecciones de la piel, abscesos e infecciones respiratorias) que comprende el 19%”, afirman.


“Cuando probamos la susceptibilidad a los antibióticos en las bacterias, encontramos que el 53% de las cepas eran resistentes a una o más clases de antibióticos. De estos, el 19% era resistente a varios antibióticos, lo que se conoce como resistencia a múltiples medicamentos”, resaltan los científicos.


Las bacterias resistentes a múltiples fármacos son, naturalmente, más difíciles de tratar. Y las infecciones causadas por enterobacterias resistentes a múltiples fármacos se asocian con un alto riesgo de muerte. Afortunadamente, las enterobacterias encontradas en las moscas en este estudio fueron susceptibles a la mayoría de los antibióticos probados.


“Encontramos que la penicilina es el antibiótico menos efectivo, especialmente en las especies de estafilococos, lo cual no es sorprendente, dado que los insectos resistentes a la penicilina están muy extendidos. También encontramos bacterias que eran resistentes a otros antibióticos de uso común, como la tetraciclina y la clindamicina”, añaden.


El vínculo entre los insectos voladores en los hospitales y las infecciones adquiridas en el hospital aún se desconoce, pero la capacidad de ciertos insectos para propagar bacterias que están adheridas a sus patas o que están en sus heces se ha descrito anteriormente. Incluso cuando el número de bacterias en los insectos no es suficiente para causar una infección directa, todavía pueden actuar como un reservorio de bacterias patógenas. Esto significa que cuando una mosca aterriza en una superficie rica en nutrientes para el crecimiento bacteriano, incluso si solo se liberan unas pocas bacterias, es cuestión de horas que las células se multipliquen a un nivel suficiente para poder causar una infección.


La buena noticia es que a pesar de que más de la mitad de las bacterias encontradas en las moscas en el estudio eran resistentes a al menos un antibiótico, eran susceptibles a otros antibióticos y, por lo tanto, se podían tratar. 

   Los veterinarios dan unas pautas sobre seguridad alimentaria
   El veterinario bromatólogo, clave en la seguridad alimentaria de los hospitales

Archivo