Veterinarios del Oceanogràfic de Valencia operando a una tortuga marina.

El Oceanogràfic de Valencia obtiene el mayor reconocimiento en cuidado animal

​El acuario de Valencia es el primero de Europa acreditado por la Asociación de Zoos y Acuarios americana (AZA)
|

El Oceanogràfic de Valencia ha conseguido ser la primera institución zoológica europea que ingresa en la organización más exigente del mundo, la Asociación de Zoos y Acuarios (AZA) de Estados Unidos, tras certificar que cumple con los estándares más altos de bienestar animal y en las áreas de conservación, educación, ciencia, entretenimiento.


En el momento del ingreso, AZA ha definido el modelo del Oceanogràfic como ejemplar por su competencia en favor del bienestar animal, derivado de sus medidas de manejo animal, enriquecimiento y cuidado veterinario, así como del hecho de que un organismo consultor externo, ZAWEC (Zoo Animal Welfare Education Centre) perteneciente a la Universidad Autónoma de Barcelona y liderado por el catedrático especialista en bienestar animal el doctor Xavier Manteca Vilanova, coordine y evalúe el programa y sus resultados.


La AZA es una organización sin ánimo de lucro constituida por más de 200 instituciones, que cumplen con el mayor nivel de excelencia en el cuidado de animales, brindan una experiencia familiar divertida y educativa y dedican millones de dólares a la investigación científica, la conservación y los programas de educación.


Josu00e9 Luis durante una de las sesiones con Yulka



UN LARGO PROCESO DE INVERSIONES, EXIGENCIA Y MEJORAS


Tras asumir la gestión del centro, Avanqua, del grupo Global Omnium, se propuso optar a acreditarse por la asociación de zoológicos y acuarios americana, para lo cual debería revisar con sumo cuidado las condiciones operativas del Oceanogràfic para adaptarlas a nuevos y más severos estándares, especialmente en todo lo que tiene que ver con el manejo y seguridad de los animales y personas que trabajan con ellos, así como de los visitantes.


El centro ha realizado un proceso de perfeccionamiento y mejora en todos los ámbitos, desde la operatividad hasta las señalizaciones o la gestión energética, con una inversión próxima a los 180.000 euros. Todos los departamentos se han visto incluidos en la revisión de la operatividad del centro en cuanto a ensayos de evacuación, escape de animales, emergencias, incendios, interpretación, prácticas de buceo y otros.


Durante el proceso, la Asociación de Zoos y Acuarios también ha analizado con detalle que todos los integrantes de todas las áreas asuman y transmitan los valores del Oceanogràfic de conservación y concienciación frente a los problemas medioambientales y amenazas de la biodiversidad, resumidos en su lema: “El mar en tus manos”, una frase que ha destacado AZA en su examen que “resume cómo cada individuo tiene la oportunidad de cuidar y proteger en mayor o menor medida el entorno natural”.


Arancha junto a Darwin una de las tortugas de Aldabra


EXAMEN FINAL EN ARIZONA


Al acabar la inspección, los enviados de AZA hicieron un primer análisis, como una ITV minuciosa, en la que se significan algunos aspectos aún mejorables y remarcan los valores más destacables como la existencia de la Fundación Oceanogràfic, el bienestar animal, técnica veterinaria, sistema documental…


El último examen se produjo en Phoenix (Arizona), a mediados de abril, en el transcurso de un encuentro de medio año (“Mid year meeting”) donde más de 1.000 profesionales de Estados Unidos se reúnen para compartir experiencias en talleres, mesas redondas y conferencias. Allí tres representantes de la dirección del Oceanogràfic (Eduardo Nogués, director general del Oceanogràfic, Clint Wright, vicepresidente del Acuario de Vancouver y socio de Avanqua, y Beatriz Domínguez, “registrar” del Oceanogràfic) comparecieron ante la junta directiva de AZA, constituida también como jurado para acreditar a los aspirantes a entrar en la asociación.


Con toda la documentación estudiada y vistos los informes de los auditores, más las correcciones introducidas el tribunal formuló unas cuestiones orales. Tras la deliberación se emitió la comunicación formal de que el Oceanogràfic entraba en la elite mundial con una acreditación, revisable, como para todos los integrantes, a los tres años.

Archivo