¿Cómo debe ser la granja de cerdos del futuro?

​En Alemania han diseñado una vivienda innovadora para la cría de cerdos para que sea sostenible y aceptada por la mayoría de la sociedad
|

Un requisito previo fundamental para el futuro de la ganadería es la aceptación por parte de la sociedad. Desde el Ministerio Federal de Alimentación y Agricultura de Alemania aseguran que “esto solo se logrará si, por un lado, existe un cierto entendimiento básico de la población en los intereses de la ganadería y, por otro lado, que la ganadería funcione de manera sostenible y que sea apoyada por la mayoría de la población”.


El Gobierno alemán explica que un suministro de alimentos suficiente y barato como argumento ya no es suficiente para que muchos ciudadanos acepten ciertas formas de ganadería a largo plazo.


Así, con el objetivo de aportar un concepto de vivienda innovadora para la cría de cerdos, a diferencia de los sistemas habituales, han desarrollado el proyecto denominado “Granja virtual del futuro”.


DISEÑO DE LA GRANJA


El proyecto apunta a que las granjas deben tener más espacio y libertad de movimiento para cerdas, lechones y cerdos de engorde. Un acceso para todos los animales desde 30 kg de peso (es decir, desde la edad de diez a doce semanas) a un área de clima exterior.


La producción debe ser más transparente que antes para que se pueda ver a través del área exterior, pero que tenga la oportunidad de bloquearse en caso de una epidemia.


También indican que se debe proporcionar a los cerdos más actividad y variedad (suministro ilimitado de forraje, cama de paja u otro material de empleo orgánico), oportunidades para ducharse y enraizar a los cerdos de engorde.


190527 Stall der Zukunft3


Ilustración de la "granja del futuro". 


Además, la estética y sostenibilidad de las granjas debería aumentar. Para la cubierta exterior visible de la casa, la madera debe usarse como material de construcción. Según explican, es una expresión de una cultura de construcción sostenible y permite una integración visualmente atractiva de los edificios en el paisaje.


Pero el proyecto de investigación también ha dejado claro que el establo del futuro no existe. Las variantes desarrolladas deben adaptarse a las respectivas características operativas y regionales de cada lugar.

Archivo