Rafael Laguens, presidente de la Federación de Veterinarios de Europa.

Elecciones al Parlamento Europeo

Rafael Laguens, presidente de la Federación de Veterinarios de Europa.
|

Durante el año 2019 la Unión Europea (UE) va a experimentar cambios sustanciales, no solo derivados de la prolongada e imprevisible evolución del Brexit, sino también los que se produzcan en las instituciones europeas como consecuencia de las elecciones europeas. El próximo mes de noviembre, tras cinco años al frente de la Comisión europea, el colegio de comisarios encabezado por Jean-Claude Juncker, acabará su mandato.


Durante los últimos años se han producido en Europa fraudes como el de la carne de caballo, o importantes brotes como el de la fiebre porcina africana. Pero al mismo tiempo la profesión veterinaria ha conseguido éxitos como, la integración en la legislación de la UE del concepto de Una Sola Salud, la reducción sustancialmente del uso de antibióticos en algunos países de la Unión, o el papel central que la nueva legislación europea sobre medicamentos de uso veterinario otorga a la profesión.


En estos momentos en los que los ciudadanos europeos han sido llamados a las urnas para elegir a quienes les representaran en el Parlamento europeo, es importante recordar que la mayoría de la legislación sobre sanidad animal, bienestar animal, salud pública, seguridad alimentaria y medio ambiente se elabora y decide en las instituciones de la UE. Basta citar el Reglamento relativo a las enfermedades transmisibles de los animales, más conocido como «Legislación sobre sanidad animal»; el Reglamento sobre medicamentos veterinarios; o el Reglamento relativo a los controles y otras actividades oficiales realizados para garantizar la aplicación de la legislación sobre alimentos y piensos, y de las normas sobre salud y bienestar de los animales… todos ellos de evidente repercusión en la actividad profesional veterinaria.


Sin olvidarnos de la transcendencia de la Política Agraria Común (PAC), uno de los elementos esenciales del sistema institucional de la Unión Europea, de importancia capital, no solo para países agrícolas como España, sino también para el conjunto de la Unión.


La presencia de nuevos lideres al frente de la UE, como consecuencia de los resultados de las elecciones al parlamento europeo, supondrá una oportunidad para introducir nuevas visiones, nuevas orientaciones y nuevas prioridades. En tales circunstancias parece oportuno preguntarse cuales deberían ser esas prioridades en los temas relacionados con nuestra profesión.


Dadas las actuales circunstancias la FVE (Federación de Veterinarios de Europa) ha elaborado un manifiesto resaltando algunos de los asuntos que la federación considera más importantes en este momento, con el propósito de que los veterinarios europeos los conozcan, y si lo estiman oportuno los tengan en cuenta a la hora de elegir a sus representantes europeos.


De acuerdo con el manifiesto sería importante examinar que opciones políticas están dispuestas a:


Promover el concepto de Una Sola Salud y apoyar el papel fundamental del veterinario en la protección de la salud y el bienestar de los animales, la salud pública y el medio ambiente.


Establecer y hacer cumplir una legislación adecuada, proporcionando medios apropiados a los profesionales para cumplir sus responsabilidades.


Facultar adecuadamente a los profesionales para hacerles posible preservar la eficacia de los antimicrobianos, mediante la mejora de la prevención de las enfermedades y el fomentando del uso responsable de los medicamentos.


Promover la educación y la investigación veterinaria de calidad para permitir a la veterinaria mantener su alto nivel profesional y de esta forma mejorar continuamente los servicios que presta.


Establecer medidas que ayuden a facilitar el acceso a los medicamentos veterinarios registrados en otros países de la UE y apoyar medidas que permitan que los veterinarios puedan seguir trabajando en el, tantas veces maltratado, medio rural.

Archivo