La enfermedad renal crónica, más frecuente en gatos de lo que se piensa

​La enfermedad renal crónica es la causa más frecuente de muerte en los gatos mayores de 5 años, indican los expertos
|

Un estudio reciente ha revelado que la enfermedad renal crónica (ERC) afecta a aproximadamente al 1,2% de los gatos que acuden al veterinario en el Reino Unido. La investigación, llevada a cabo por el Royal Veterinary College (RVC), también estudió los factores de riesgo y la supervivencia de los gatos diagnosticados con ERC. Además, indican que la ERC es la causa más frecuente de muerte en los gatos mayores de 5 años.


Para llevar a cabo el estudio se analizaron datos de 353.488 gatos que asistieron a 244 clínicas veterinarias.


Entre los hallazgos más destacados, aparte de los ya mencionados, resaltan que la mayoría de los gatos con enfermedad renal crónica tenían signos clínicos en el momento del diagnóstico (66,6%).


Por otra parte, pocos gatos se sometieron a investigaciones o monitoreo de creatinina sérica (32.6%), proporción de proteína en orina: creatinina (UPC) (14.9%) o medición de la presión arterial (25.6%). Y la dieta renal fue el manejo prescrito con mayor frecuencia (63,8%).


El tiempo de supervivencia medio después del diagnóstico fue de 388 días.


Tras el estudio, los investigadores señalan que los gatos con hipertiroidismo, gatos de pura raza, la presencia de anomalías de auscultación cardíaca, el tratamiento a largo plazo con medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y la ausencia de cardiomiopatía, entre otros, se asociaron a un mayor riesgo de diagnóstico de ERC.


Por otro lado, el fosfato sérico en el momento del diagnóstico, la raza, el peso corporal, la prescripción de dieta patentada, la fluidoterapia intravenosa, el diagnóstico de estreñimiento, la prescripción de aglutinante de fosfato y el diagnóstico de cistitis se asociaron a la supervivencia.


El Profesor Jonathan Elliott, vicedirector de Investigación e Innovación y Profesor de Farmacología Clínica Veterinaria señaló que “este estudio nos brinda información importante sobre cómo se identifica y se trata a los gatos en la práctica veterinaria. Demuestra que es necesario realizar una mayor detección en gatos mayores de 9 años para diagnosticar la ERC en una etapa más temprana y confirma la importancia de monitorear el fosfato plasmático, la proporción de proteínas en la orina y la creatinina para informar del pronóstico y el tratamiento".

Archivo