El veterinario, clave en la investigación humana y veterinaria

Un veterinario aporta conocimiento sobre los animales y sus enfermedades, de genética y garantiza el bienestar animal
|

El Colegio de Veterinarios de Madrid (Colvema) ha celebrado una jornada sobre orientación profesional para el veterinario, una jornada que, como destacaron desde Colvema, son necesarias para conocer las numerosas salidas profesionales de la veterinaria, como son la investigación tanto en medicina veterinaria como humana.


El primero en intervenir fue Fernando Asensio, veterinario responsable de la unidad de cirugía experimental del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid. Para Asensio, “la investigación en biomedicina depende en una parte importante de los animales de experimentación y por ello somos imprescindibles los veterinarios”.


“Hay modelos animales que no se pueden aplicar fácilmente en las enfermedades humanas, pero hay muchas que, si pueden estudiarse utilizando como modelo animales domésticos o primates, lo que sirve tanto para encontrar nuevos tratamientos para enfermedades humanas como animales, ya que el 70% de las enfermedades humanas tiene origen animal (One Health). Si no investigamos con animales hay enfermedades que no se pueden investigar en profundidad.


Asensio puso el ejemplo de un brote de ébola en 2006 que mató a 5.000 gorilas pero en el que las organizaciones defensoras de estos animales impidieron que se investigase en ellos “de manera que, aunque pensemos que los estamos protegiendo, al impedir que se investigue, estamos perjudicamos su salud y también la de las personas ya que por ahora no existe cura ni vacuna frente a esta mortal enfermedad”, indica el veterinario.


También hizo referencia al movimiento que existe actualmente para acabar con la investigación con animales, “los veterinarios debemos reclamar nuestro alto valor científico y la importancia de nuestra labor en la investigación y el papel clave que jugamos a la hora de garantizar que los animales no sufran innecesariamente y colaborar en la búsqueda de modelos alternativos y supervisar que no se utilicen más animales de los necesarios y que la ética profesional esté garantizada”.


A continuación, María Villalba, investigadora del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), señaló que “los veterinarios somos buenos en investigación básica porque conocemos las enfermedades de los animales y sabemos ver cómo trasladar la patología humana en el animal. Muchos grupos de investigación son multidisciplinarios y hay biólogos, farmacéuticos, químicos, pero ellos cometen errores a veces con los modelos animales porque no son veterinarios. Lo que aporta el veterinario a un grupo de investigación es que conocemos los animales y sus enfermedades, tenemos conocimientos de genética y garantizamos el bienestar animal y no permitimos que los animales de experimentación sufran innecesariamente en un proyecto de investigación y ayudamos a diseñar los modelos animales adecuados para poder imitar las enfermedades humanas”.


Por su parte, Natividad Pérez, profesora Asociada de Medicina y Cirugía Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense, habló acerca de los ensayos clínicos veterinarios (ECV), una puerta abierta a una salida profesional desconocida por la gran mayoría de estudiantes y licenciados en veterinaria.


“Aunque como veterinario seas amante de los animales, no hay que descartar investigar con animales porque precisamente como veterinarios podemos ayudar a que estos experimentos se hagan adecuadamente. En la investigación básica es más difícil ver resultados inmediatos porque los modelos animales no es fácil que se reproduzcan en humanos, pero en los ensayos clínicos veterinarios sí que ves resultados más inmediatos ya que un ensayo clínico es la parte final de una investigación ya que es la prueba que se hace para garantizar que un medicamento que se ha desarrollado se pueda comercializar”, resaltó.


La veterinaria destacó que se trata de un campo con mucho futuro dado el impulso de nuevas terapias en veterinaria, el hecho de que la AEMPS quiera que se revisen los registros antiguos, una mayor presión de inspecciones y la ejecución del Plan de reducción del uso de Antibióticos, lo que incentiva la necesidad de desarrollar fármacos alternativos a los antibióticos como inmunológicos, probióticos y aditivos.


ENSAYOS CLÍNICOS EN HUMANA


Gema Ruiz, responsable de Operaciones Clínicas de PAREXEL International, realiza ensayos clínicos de laboratorio de humana. Comenzó como veterinaria clínica y luego hizo un máster en ensayos clínicos de humana y es a lo que se dedica actualmente. Comentó que para trabajar en su campo es necesario realizar un máster especifico, ser licenciado en ciencias de la salud y tener un alto nivel de inglés.


Para finalizar, Zaida Pardo, monitora de ensayos clínicos en medicina humana en una CRO, explicó las funciones de su perfil laboral. “El sponsor diseña un protocolo que tiene un objetivo que es hacer unas pruebas con un protocolo específico para demostrar la eficacia de un fármaco. El monitor va a los centros médicos y enseña a los médicos como deben tomar las muestras, recoger los datos, etc ajustándose exactamente al protocolo. El monitor también ha de comprobar que se cumpla toda la normativa específica que protege los derechos de los pacientes (consentimientos informados, vigilar que no haya estafa con pacientes inventados, etc) y son los intermediarios entre los médicos y el sponsor. El día a día se desarrolla entre la oficina y los centros médicos y hay que tener un 70% de disponibilidad para viajar y ofrecer asistencia remota”, concluyó. 

Archivo