Ana López Pombo, presidenta del Colegio de Veterinarios de Lugo.

Polémica con la presidenta del Colegio de Veterinarios de Lugo

​Según informan, la presidenta, Ana López Pombo se ha negado en la última reunión de la Junta directiva a que se leyese y debatiese el acta de la reunión anterior
|

La plataforma Colvet Lugo Democrático, un grupo de colegiados pertenecientes al Colegio de Veterinarios, ha informado de un desencuentro entre miembros de la Junta directiva del propio Colegio durante la celebración de la última reunión de la Junta de Gobierno.


Según informan, el secretario, vicesecretario y un vocal de la Junta directiva del Colegio Oficial de Veterinarios se vieron obligados a abandonar la reunión al negarse la presidenta, Ana López Pombo a que se leyese y debatiese el acta de la reunión anterior.


Desde la plataforma señalan que “según los estatutos, la lectura y debate del acta anterior es inexcusable en el inicio de cualquier reunión, por lo que, de no efectuarse, no se puede legalmente proseguir con la Junta de Gobierno, y cualquier acuerdo tomado presuntamente no será válido”.


La presidenta argumentó que “no había tenido tiempo suficiente” para estudiar el acta, pese a que el secretario la había remitido con varios días de antelación, aseguran.


Por su parte, López Pombo explicó que ella establecía un mínimo de 15 días hábiles a tal efecto, “mientras que la normativa y los informes legales establecen un mínimo de dos días”, indican desde Colvet Lugo Democrático.


Así, el secretario solicitó a una abogada la redacción de un informe legal, que claramente dictaminó que la lectura y debate del acta es imprescindible, y que en caso contrario se debe suspender la reunión, siendo cualquier acuerdo posterior no válido.


Además, indican que se manifestó una nota interpretativa remitida por la Asesoría Jurídica del Consejo General de Colegios Veterinarios de España, que textualmente indica que “consideramos que las actas de las reuniones de la Junta de Gobierno deben ser objeto de lectura, y en su caso, aprobación del órgano colegiado en la siguiente sesión a su celebración”.


Por otro lado, afirman que la presidenta, Ana María López Pombo, se ha negado ya en tres ocasiones a la votación del acta, e incluso se negó a la votación del acta anterior en la última Asamblea General de Colegiados, si bien los asistentes acordaron su lectura y aprobación, dejando constancia de la existencia de una presunta falsedad documental por supuesta alteración de las actas.


“En realidad, todo parece algún tipo de ‘maniobra’, habida cuenta que los directivos que preconizan la renovación en la Junta de Gobierno habían denunciado formalmente presuntas falsedades en actas colegiales, que están pendientes de dictamen de los órganos superiores”, denuncian.


Los tres directivos solicitaron la convocatoria de una Junta extraordinaria, para tratar solo las altas y bajas de colegiados, para que la anómala situación no cause perjuicios a ningún veterinario. Igualmente, han puesto en conocimiento de estos hechos a las autoridades, para que se inicie un nuevo expediente sancionador a la presidenta.

Archivo