Imagen: ANDA.

Denuncian que los mataderos de Marruecos no cumplen las condiciones sanitarias

​Según varias ONG’s, los animales importados desde España terminan en mataderos marroquíes que funcionan al margen de los canales oficiales y en los que no existe ningún tipo de control sanitario
|

Las ONG’s Animal’s Angels y ANDA denuncian que el ganado vacuno importado a Marruecos vivo desde la Unión Europea (UE), donde se incluye España, está siendo sacrificado en mataderos no oficiales en los que no existe ningún control sanitario o de bienestar animal.


“Son instalaciones degradadas y muy deficientes en las que tan solo se ofrece una toma de agua y de corriente eléctrica”, aseguran.


Según explican, en Marruecos existen dos tipos de mataderos. Por una parte, se encuentran los mataderos legales en los que las condiciones sanitarias y seguridad alimentaria se encuentran sujetas a inspecciones y controles oficiales. Y en paralelo se mantienen activos instalaciones locales no oficiales en las que los particulares llevan a sus animales y realizan el sacrificio de los mismos.


Desde las asociaciones señalan que hasta hace poco tiempo el ganado vacuno procedente de la UE tan solo se sacrificaba en el sistema oficial. Sin embargo, últimamente han constatado que estos animales están siendo introducidos en la cadena de sacrificio que funciona al margen del sistema oficial. “En consecuencia, los animales son sometidos a unos métodos de sacrificio terribles, sin ningún tipo de vigilancia o control y en unas condiciones que serían claramente ilegales, y prohibidas, en Europa”, revelan.


Un equipo de Animals´Angels ha podido constatar esta situación en un matadero no oficial existente en el mercado de Mers El Kheir. En el mismo se encontraban, entre otros animales, toros españoles. Según explican, “el suelo de la instalación se encontraba completamente cubierto de sangre y en estado muy resbaladizo. En el interior el contexto era caótico con animales vivos con los ojos vendados moviéndose y resbalando entre los restos de los ya sacrificados”.


“El manejo y conducción de los animales implicaba golpes en zonas sensibles de los mismos como ojos u órganos sexuales, retorceduras de rabos y violentos tirones. Entre los cadáveres de otros animales, se ata las patas a los que aún están vivos para obligarlos a tumbarse y en estas condiciones los animales aguardan en el interior del local el momento en el que el particular o un matarife realiza el corte de sangrado sin ningún tipo de control o vigilancia sobre las condiciones higiénicas de seguridad alimentaria”, añaden.


Por ello, las ONG’s piden que se detenga este transporte de animales vivos entre la Unión Europea y países en los que es imposible garantizar que se cumplen con los mínimos niveles de bienestar animal que existen en la UE. “Es absurdo que nos dotemos de los mejores niveles legales en bienestar animal a nivel mundial y al mismo tiempo estemos permitiendo que nuestros animales acaben sus días en unas condiciones de transporte, mantenimiento y sacrificio prohibidas e impensables en Europa”.


Asimismo, las ONG’s consideran que es urgente tomar todas las medidas legales necesarias para sustituir el transporte de animales vivos a larga distancia, especialmente cuando el destino se encuentra fuera de la Unión Europea, por el transporte de canales de animales sacrificados en el seno de la UE.