La relación niño-mascota es beneficiosa para ambos

Un estudio revela que la lectura de niños a perros consigue reducir la ansiedad en los animales de compañía y aumenta la capacidad lectora en los pequeños
|

Si tienes hijos es probable que en más de una ocasión te hayan pedido tener un perro o alguna mascota en casa. Muchos de estos padres muchas veces se niegan por las diferentes responsabilidades que conlleva meter en casa a un animal, sin embargo no conocen todos los beneficios que estos animales pueden aportarles a los niños.


En su informe “El animal de compañía en el ámbito familiar y socio-sanitario”, la Confederación Empresarial Veterinaria Española (CEVE) explica cómo los animales de compañía inculcan en el niño el sentido de la responsabilidad, además de hacerlos desarrollar la empatía por otros seres vivos, despertándoles así el interés por los animales y el mundo natural.


Por otra parte, un estudio reveló que los niños comprendidos entre los 10 y los 14 años buscan la compañía de sus mascotas cuando estan tristes. Y es que, generalmente, la mayoría de los niños que tienen un animal en casa se refieren a ellos como sus “mejores amigos”, lo que les otorga, sobre todo a perros y gatos, un papel como confidentes y proveedores de consuelo y soporte.


Pero esto no es todo, ya que la presencia de un animal en casa también se relaciona con un mayor desempeño de las tareas cognitivas del niño, mejorando su comunicación tanto con los adultos como con los demás niños.


LOS NIÑOS TAMBIÉN AYUDAN A LAS MASCOTAS


Además, no solo son los niños los que se benefician de los animales, un programa de lectura de la Sociedad Humana de Missouri (Estados Unidos), un centro de protección y adopción de animales abandonados, ha conseguido que niños de entre 6 y 15 años mejoren su capacidad lectora leyendo con los perros del centro, y como consecuencia, los animales se han sentido confortados y han visto reducida la ansiedad que les crea encontrarse en un nuevo hogar como es un refugio.


Para acudir al centro los niños deben haber realizado previamente un programa de entrenamiento de una sesión de 90 minutos. El programa está disponible los 7 días de la semana y permite al niño la posibilidad de acudir el tiempo que desee durante las horas que se designan.

Archivo