Instan a establecer una nueva estrategia para evitar atropellos de linces

​El pasado mes de marzo han muerto tres linces hembra de Doñana (Huelva)
|

Ecologistas en Acción denuncia que han tenido conocimiento de dos atropellos de lince ibérico a finales del mes de marzo en la zona de Doñana, Huelva.


Según explican desde la asociación, uno de los linces afectados ha sido una hembra, a la que se le suponen cachorros, pero aún no han sido encontrados, “murió atropellada en la madrugada del domingo al lunes 25 de marzo en la carretera de Hinojos a la altura de la finca Torre-Cuadro, donde está identificado un punto negro de muertes, pero no se ha puesto ninguna medida en marcha, a pesar de ser lugar de cría de una población estable de linces”.


Por otra parte, apuntan que el jueves 28 otra hembra de un año perteneciente a la población Aljarafe-

Doñana fue atropellada en la carretera que une Chucena y Escacena del Campo. “Además, hace unos días, otro lince hembra fue encontrada muerta en el entorno de Gerena flotando en una charca, pero no se conocen aún las circunstancias de la muerte”, añaden.


El grupo ecologista apunta que, debido a la escasez de conejos, la especie presa en la que está especializado este felino, “hace que los linces busquen nuevos territorios de caza y dispersión. Es por ello, y de cara al intercambio genético para una mejora de la especie, que se hace necesario definir los corredores ecológicos que, a través de las cuencas hidrográficas de arroyos, riberas y ríos, vertebren el territorio que se encuentra fragmentado, fundamentalmente por la red viaria, donde hallan la muerte numerosos ejemplares de lince y de muchas otras especies animales”.


Por otra parte, recuerdan que no se puede sustentar la recuperación de una especie en su cría en cautividad pues cualquier contratiempo, como enfermedades o falta de financiación, por ejemplo, pondría de nuevo a la especie al borde de la extinción. “Es su capacidad de conquistar territorios en libertad, en estado silvestre, lo que garantizaría su supervivencia, sacando al lince ibérico de su precaria situación. Se ha avanzado mucho en reproducir linces en cautividad, pero muy poco en evitar las causas de mortalidad no natural, por carreteras principalmente y también por disparos, lazos y otros usos ilegales”, denuncian.


Por ello, apremian al Gobierno de la Junta de Andalucía a establecer una nueva estrategia para proteger a la fauna de los atropellos, actuando sobre las causas de mortalidad y la mejora de hábitat para garantizar el futuro del lince y con este el de todo el monte mediterráneo.


Así, proponen una estrategia que ha de llevar implícita una moratoria de la creación de nuevas infraestructuras viarias, la adaptación de la señalización vial y el control en las carreteras y caminos existentes en los corredores ecológicos y las áreas adyacentes. “Así mismo, requerirá la recuperación y conservación de los hábitats transformados, especialmente en los montes públicos y espacios forestales, primando su vocación forestal y su uso sostenible compatible con la dispersión del lince ibérico, frenando la transformación de ecosistemas de monte mediterráneo en cultivos forestales de crecimiento rápido o en cultivos agrícolas intensivos”, indican.


Por último, hacen hincapié en que el lince “es un indicador del buen estado de nuestro monte mediterráneo y símbolo de nuestra cultura, y todo esfuerzo para su recuperación efectiva en estado silvestre es una garantía de futuro para los ecosistemas naturales propios del mundo rural andaluz y para el bienestar de las poblaciones que sustentan su economía y sociedad en esos ecosistemas”.

Archivo