El Colegio de Valencia crea una bolsa de trabajo para casos de salmonella

El sacrificio de las aves suele realizarse a los pocos días de detectarse el positivo con lo que es necesario contar con la disponibilidad del veterinario para poder supervisar el proceso
|

El Colegio de Veterinarios de Valencia (ICOVV) promoverá junto a la Asociación Avícola Valenciana (ASAV) una bolsa de veterinarios colegiados con el objetivo de cubrir la supervisión del sacrificio de las aves inmovilizadas por la Consejería de Agricultura por ser positivas a salmonella, informa el propio ICOVV.


El sacrificio de las aves suele realizarse a los pocos días de detectarse el positivo con lo que es necesario contar con la disponibilidad del veterinario para poder supervisar el proceso. Se trataría de un trabajo freelance que requeriría, en su caso, estar disponible al poco de que se comunique el aviso, de ahí que se reclame el poder tener vehículo propio para los desplazamientos.


Como méritos complementarios o deseables, las empresas de ASAV -que son las que establecerían la relación contractual con el veterinario- valorarían el poder tener experiencia demostrable en producción animal, así como una formación en materia de bienestar animal en ganadería.


Los casos de salmonelosis en la UE se mantuvieron en 2017 estables, tras varios años acumulados descendiendo.


LA SEGUNDA ENFERMEDAD POR NÚMEROS DE CASOS


Como informara Diario Veterinario, la salmonelosis es la segunda enfermedad más común transmitida por los alimentos en la Unión Europea, tras la campilobacteriosis. En el año 2017, los Estados miembros (EEMM) notificaron 91.662 casos de salmonelosis en humanos.


Según un dictamen de la EFSA, sería necesario establecer objetivos más estrictos en salmonella en gallinas ponedoras de granja para así rebajar los casos en humanos.


En la actualidad, los Estados miembros deben reducir a un 2% la proporción de manadas infectadas con ciertos tipos de salmonella. La EFSA estima que si los casos se redujeran a un porcentaje del 1%, los diagnósticos en personas se reducirían un 50%. Hoy existe un objetivo del 1% para las gallinas reproductoras, al comienzo de la cadena de producción, para 5 tipos de salmonella que son de importancia para la salud humana.


La EFSA también ha concluido, tras estudiar los distintos tipos de explotaciones según los sistemas de alojamiento de las gallinas ponedoras, que la presencia de la bacteria es menor en las granjas con cría en suelo, camperas o ecológicas que en los sistemas de jaula enriquecida. Sin embargo, no pudieron ofrecer las evidencias científicas para llegar a tal conclusión.

Archivo